Hablan los niños

Para celebrar el Día del Niño, conocimos a Ramcés Molina y Annie Hernández, dos atletas de cinco añitos de las Olimpíadas Especiales Venezuela

                          Por María Eugenia Acero Colomine  • @andesenfrungen                                  Fotografías Archivos Personales

Parafraseando a nuestro poeta Andrés Eloy Blanco, “Quien tiene un niño, tiene todos los niños del mundo”, sin distinción alguna, todas y todos los niños son especiales. La infancia nos devuelve a la vida desde su concepción más pura al reconectarnos con la alegría y ver el mundo como algo nuevo. Sin embargo, dentro de la infancia, las niñas y niños especiales ocupan una categoría extraordinaria por el hecho de tener condiciones diferentes, su forma de expresar el afecto es mucho más sincera. Un niño especial es un ser que siempre irradiará pureza.

Las Olimpíadas Especiales Venezuela es un espacio que ha abierto las puertas a niñas y niños con diversidad funcional para que desarrollen sus capacidades psicomotrices y se destaquen como atletas. Este evento tan maravilloso ha ayudado a muchas niñas y niños especiales a que socialicen con otros niños y a que emprendan un camino de crecimiento personal y psicológico desde el deporte.

En representación de las Olimpíadas Especiales Venezuela, tuvimos la oportunidad de conocer a los atletas Ramcés Molina y Annie Hernández, quienes nos compartieron su corazón y espontaneidad. Por su condición y corta edad, nos remitimos a transmitir lo que ellos quisieron expresarnos.

Ramcés

Carmen Tonino nos presenta a su hijo Ramcés, de cinco años. Ramcés estudia tercer nivel de preescolar. “Aún no se ha hecho diagnóstico sobre su caso”. Su mamá agrega: “En las olimpíadas especiales, hace circuitos”

—¡Hola!

—¡Hola, Ramcés! ¿Cómo estás?

—Mira, te perdiste mi cumpleaños.

—¿Cuándo fue tu cumpleaños?

—Sí, te lo perdiste. Ayer.

—Pero es que no me invitaste, papi. ¿De qué fue tu torta?

—De Spiderman. Tenía rojo y azul.

—¿Cuál es tu personaje favorito?

—Spiderman.

—¿Te gusta tu escuela?

—Sí.

—M.: ¿Te gusta tu maestra?

—Sí

—¿Cómo se llama tu maestra?

—Roxana.

—¿Qué haces en la escuela?

—Jugando.

—¿Y qué más te gusta hacer en la escuela?

—Hacer tarea.

—¿Y de qué haces tarea?

—Las letras.

—¿Qué haces en las olimpíadas?

—Sí.

—¿Cuál es tu animal favorito?

—El perro, mi mascota Brenda. ¿Sabes? Mi mamá no me deja saltar.

—¿Qué quieres que te traiga el niño Jesús?

—Chucherías.

—¿Qué chucherías

te gustan?

—De Spiderman.

—¿Te gusta el internet?

—Sí.

—¿Qué ves en internet?

—Videos de Spiderman.

—¿Qué me puedes decir del coronavirus?

—Hay que protegerse. Ponte tu tapabocas.

—¿Tú te proteges?

—Sí. ¡Chao! Un besito, ¡mua!

Siempre animada a sus actividades de secuencia

Annie

Annie tiene cinco años y estudia tercer nivel de preescolar. Desde hace dos ediciones es atleta regular de las Olimpíadas Especiales Venezuela. Su mamá, Betsy Guzmán, nos cuenta: “Annie tuvo convulsión febril hace dos años aproximadamente. Ella acude a las terapias de lenguaje y motora, pero con el Covid no ha asistido aún. En las Olimpíadas, realiza las secuencias que ellos mandan. Ellos le envían los videos y ella los sigue: hace los movimientos y se ha sentido muy animada porque nos integramos todos como una familia a la hora de realizar las actividades. Nosotros estuvimos en las Olimpíadas anteriores, y nos tocó a mí y a mis dos hijas cumplir con varias tareas. Fuimos parte del video de las Olimpíadas”.

Betsy (Habla con la maestra, que te va a hacer unas preguntas).

¡Hola maestra!

—¡Hola, Annie! ¿Cómo estás tú?

—¡Hola! (Empieza a lanzar besitos).

—¡Gracias! ¡Un besito para ti!

—¡Te amo, maestra! Mira mis juguetes. Esta es una cocina. Esta es una muñeca. Mira este.

—¡Qué lindo! ¿Te gusta la escuela?

Sí.

—¿Te gusta tu maestra?

—Sí.

—¿Cómo se llama tu maestra?

—Annie.

—¿Qué aprendes en la escuela?

—(Empieza a cantar una canción).

—¿Cuál es tu animal favorito?

—Perro.

—¿Qué le pediste al niño Jesús?

—Una pelota.

—¿Qué opinas del coronavirus?

—¡Miedo! (Annie se sorprende con cara de miedo). Usar tapabocas. Hay que cuidarse.

—¿Qué haces en las Olimpíadas?

—Salto.

—¿Te gustan las Olimpíadas?

—Sí. ¡Beso! ¡Te amo!

Betsy: Annie te va a hacer un video de regalo.

Es imprescindible realizar actividades físicas e intelectuales de manera combinada para el desarrollo del sistema nervioso y el muscular-esquelético para que los niños puedan mantener fuerza y flexibilidad. Se han logrado avances significativos en los últimos años en programas, servicios públicos y espacios sin barreras arquitectónicas, que contengan este tipo de actividades inclusivas para personas con o sin discapacidad logrando retrasar el deterioro corporal, mejorando su calidad de vida e inclusión social.

ÉPALE 422