Hablemos de viejas glorias: Arístides Pineda

Por Clodovaldo Hernández@clodoher / Ilustración Sol Roccocuchi@ocseneba

La alucinante victoria de Yulimar Rojas en los Juegos Olímpicos de Tokio es el hito más destacado del atletismo venezolano de todos los tiempos. Negar eso es tener ganas de discutir en vano, pero yo estoy empeñado en seguir hablándote de nuestras glorias de otras épocas en deportes de pista y campo. Y hoy te voy a contar de Arístides Pineda.

Este velocista fue parte de las cuartetas de fábula que estremecieron los podios de diversas competencias internacionales en los años sesenta. También estuvo entre los bárbaros corredores que fueron conocidos como “los Superdotados”.

Si se hace una lista de los episodios épicos que puedan compararse, aunque sea de lejos, con la hazaña de la gigante Yulimar, sin duda que aparecerá la actuación colectiva de la delegación venezolana en los Juegos Iberoamericanos de Madrid, en 1962.

Con tan solo dieciocho atletas hombres y una mujer, Venezuela ganó ese campeonato, superando a delegaciones con más de cien integrantes como las de Brasil, Argentina y la anfitriona, España.

Todos los puntos logrados fueron importantes, pero los que marcaron la diferencia el último día los aportó la posta de 4×400 y las reseñas de la época aseguran que la sorpresiva victoria de este equipo quedó decretada desde la primera manga, corrida de forma endemoniada por Arístides Pineda, quien entregó el testigo con unos quince metros de ventaja.

Según Gisela Vidal, saltadora de largo, la única mujer de la delegación, el esfuerzo de Pineda fue tal que luego de completar sus 400 metros, sufrió un desmayo al borde de la pista. Los otros tres del grupo fueron Lloyd Murad y dos de los que ya te hablé: Jimmy Maldonado y Hortensio Fucil.

Luego de sus años como atleta activo, Pineda siguió aportando al deporte venezolano como sobresaliente entrenador de atletismo en la Universidad de Carabobo entre 1976 y 1995.

Fue de tal magnitud su contribución con el desarrollo de esta universidad que el polideportivo ubicado en Naguanagua lleva su nombre. Allí, aparte de atletismo, se practica fútbol, rugby, judo y lucha.

En 2012, Pineda recibió la Orden Glorias Deportivas de Carabobo.

ÉPALE 426