José Gregorio Rivera: “Hay mucho machismo en torno al tema de la paternidad”

Este joven trabajador afirma que la paternidad ha sido su reto más grande, pero también el más satisfactorio

                                       Por María Eugenia Acero Colomine@andesenfrungen                                         Fotografía Michael Mata@realmoto

Es tristemente común que en la sociedad actual la figura paterna suele estar ausente. Existe aún mucha inmadurez y crueldad por parte de los hombres, quienes se desentienden de sus hijos, dejando la principal responsabilidad de la crianza a las madres. Sin embargo, no siempre es este el caso. Existen también hombres responsables y amorosos que asumen el compromiso de sus hijos con mucha entereza y dedicación. Aun cuando el deber ser es la corresponsabilidad compartida, estos casos son dignos de visibilizarse, a fin de ayudar a generar conciencia y ejemplo entre nosotros.

Para el día del padre, decidimos rendirle tributo a un hombre que se ha destacado entre sus compañeros de trabajo no solo por su calidad humana y laboral, sino por el ejemplo que da diariamente como padre.

José Gregorio Rivera, mejor conocido en el equipo de Ciudad CCS como “Chiky”, es un joven que se ha ganado el cariño y la admiración de todos porque está sacando adelante a sus cuatro niñas desde que enviudó. Sin embargo este desafío no ha desalentado a nuestro compañero. Con trabajo y compromiso les ha brindado a sus hijas un hogar digno, decente y con mucho amor.

Rivera trabaja en el área de servicios generales de la Fundación para la Comunicación Popular CCS, y en los pasillos de la redacción ha visto crecer a sus cuatro señoritas. Nuestro entrevistado de esta edición es un ejemplo digno de lucha y esfuerzo, quien se ha levantado de sus orígenes humildes al punto de desarrollar una carrera como administrador. “Chiky” se caracteriza por su humildad, su buena disposición para ayudar a sus compañeros y por estar siempre alegre.

Quisimos conocer un poco más a nuestro compañero de labores, y su día a día sacando adelante a sus cuatro hijas Merlina (14 años), Ángela (12 años), Michelle (10 años) y Rachel (6 años).

Con ustedes, nuestro compañero de labores, José Gregorio Rivera.

—¿Cómo ha sido la experiencia de ser papá de cuatro niñas?

—Mi experiencia como padre después de que murió mi esposa hace cinco años ha sido bastante dura. Las niñas estaban más pequeñas. Sin embargo, gracias a la ayuda de mis compañeros y de mi familia hemos salido adelante.

—¿Cómo ha respondido tu familia con su crianza?

–Me ayudan cuando pueden, porque cada quien tiene su responsabilidad. Pero cuento con ellos, y me apoyan cada vez que tienen oportunidad.

—¿Qué es lo más difícil de criar a una niña?

–Para mí es muy difícil, porque hay cosas de niñas que solo sabe manejar la parte materna. A mí me ha tocado aprender. Las mismas vecinas son las que me han ayudado a lidiar con todos los detalles femeninos. Por ejemplo, cuando mi niña de 14 años se desarrolló, mi comadre me ayudó a cómo manejar todo lo concerniente al tema: qué hacer en sus días. Me ha tocado aprender a peinarlas, a vestirlas. Ha sido difícil, pero he hecho lo que he podido. Con las niñas he aprendido, ya que son más cuidadosas.

—¿Qué es lo más satisfactorio de criarlas?

—El aprendizaje constante, por lo que creo que he hecho un buen papel como padre.

—¿Qué sucedió con tu esposa? ¿Cómo cambió tu vida tras su partida?

—Mi esposa se enfermó. La internamos en un hospital un 21 de diciembre. Mi familia me apoyó con las niñas para poder ir a trabajar y asumir todo. Un 24 de diciembre a las cuatro de la tarde ella murió. Ha sido bastante difícil superar esto. Eso sucedió hace cinco años.

—¿Cómo ha sido su evolución contigo solo?

—No han evolucionado a un 100%. Creo que han avanzado 50%. Siempre hace falta la figura materna. Por la situación, me ha tocado salir a trabajar todos los días para resolver. Si no consigo algo, tengo que salir a buscar el diario.

—¿Has tenido posibilidad de tener pareja nuevamente?

—Hasta los momentos no. No tanto por mí, sino por mis hijas. Quien me quiera a mí, tiene que querer a mis hijas. Uno no puede estar solo, tiene que estar alguien a tu lado que te acompañe, que te haga un guarapo, que te atienda. Porque las niñas crecen, y uno no puede estar solo todo el tiempo. Aún no me acostumbro. Yo ya estaba acostumbrado a vivir con mi pareja, y ese apoyo hace falta para muchas cosas.

—¿Qué quieren estudiar de grandes?

—Merlina tiene 14 años, es la mayor. Ángela Gabriela va para 12 años. Michelle tiene 10 años y Rachel va para 6 años.

Ángela quiere ser doctora. Merlina quiere ser peluquera y Michelle quiere ser modelo. Rachel aún está muy chiquita, y no me ha dicho nada.

—¿Puedes contarnos sobre tu trayectoria? ¿Cómo llegaste a CiudadCCS?

—Estudié administración en una aldea de la Misión Sucre, hice una carrera técnica. Yo estaba desempleado. Alba, la hija de una de mis profesoras, trabajaba en el periódico y me ofreció la oportunidad de entrar a trabajar aquí, ella se retiró hace un par de años. Le entregué mi currículo en julio, pero sin muchas esperanzas de entrar. Es difícil trabajar en el gobierno. Sin embargo, un dos de agosto me llamaron.

Me entrevistó el gerente general del periódico. Así entré a laborar en el área de servicios generales, el tres de agosto.

—¿Cuánto tiempo tienes en Ciudad CCS?

—En agosto cumplo ya cinco años.

—¿Cómo sientes que se comporta la sociedad en torno a la figura del padre?

—Los padres aún siguen siendo muy machistas. Pero yo no lo veo así. La sociedad también se refiere mal de los hombres, y los tildan de machistas. Sin embargo, la responsabilidad es de parte y parte: hay muchas mujeres machistas también. La sociedad se ha portado pésimo con la figura del padre. Muchos hombres también han abandonado sus hogares, y por eso nos tratan mal. No existe un puesto preferencial para los padres, y no se ve como normal que un hombre sea cariñoso y dedicado.

—¿Qué mensaje deseas darle a la comunidad de Épale CCS?

—Es una buena revista con muy buenas historias y contenidos. Muchas gracias por su apoyo.

ÉPALE 418