Juan Germán Roscio Nieves: soldado de las letras

Por Pedro Fressel • Red De Historia Táchira / Ilustración Erasmo Sánchez

Afines de 1818, regresó el Dr. Juan Germán Roscio Nieves a Venezuela y en Angostura se unió al grupo de próceres civiles bajo la dirección de Simón Bolívar, quienes iniciaban la reorganización política de la República, en esta empresa le correspondió presidir a Roscio la Sección de Hacienda en el Consejo de Estado, miembro de la Comisión que elaboró el Reglamento de Elección para el Congreso, fue Vicepresidente del Departamento de Venezuela y Vicepresidente de Colombia. A comienzos de 1821 se dirigió al Rosario de Cúcuta, a solicitud de Simón Bolívar, en su doble condición de Vicepresidente de Colombia la Grande y Presidente electo del Congreso Constituyente. Aciagos días estos cuando una epidemia de fiebre amarilla diezmó la población del Rosario, a la cual no escapó el Dr. Juan Germán Roscio Nieves, quien se contó entre las víctimas de tan nefasta epidemia, falleció el 10 de marzo de aquel año de 1821.

Cincuenta y cuatro años después de la muerte de Roscio, una nueva tragedia enlutó al Rosario de Cúcuta, un terremoto diezmó la población el 18 de mayo de 1875. Este suceso aniquiló casi la totalidad de la población, arrasó con las estructuras de las viviendas y las edificaciones públicas, la iglesia y las capillas menores, incluyendo la capilla de Santa Ana, que fue habilitada para sepultar al venezolano Juan Germán Roscio Nieves y al neogranadino Luis Eduardo de Azuola en 1821. Dicha hecatombe dejó a la intemperie las lapidas que identificaban las tumbas o túmulos en donde reposaban los restos de los próceres Roscio y Azuola.

Fue Doña María del Carmen Roscio viuda de Afanador, (hija de Juan Germán Roscio) 1 benefactora para con las víctimas, tanto en los pueblos del Rosario en Colombia y de Capacho en Venezuela, quien ardorosamente contribuyó en la organización de un albergue para huérfanos de la tragedia, entre los cuales se contaba la niña Zoila Rosa Martínez –hija extramatrimonial del marabino coronel Juan Mac Pherson, y Dolores Martínez– quien contrajo matrimonio con José Cipriano Castro Ruiz, presidente de Venezuela en 1886. No se constató ningún vínculo por consanguinidad entre María del Carmen Roscio viuda de Afanador (María Afanador) y Zoila Rosa Martínez (Zoila de Castro) sin embargo Doña       Zoila de Castro mantuvo una relación de afinidad hacia Doña María (Roscio) Afanador, como el de hija a madre. Se sabe que María, viuda de Afanador 2, se mudó al viejo poblado de Capacho y se hacía llamar solo María Afanador y que en 1882, trasladó los restos de su difunto padre Juan Germán al cementerio de este poblado, ante el deterioro e ignominia que presentaba la ruinosa tumba en que había sido convertida la antigua Capilla de Santa Ana en el Rosario de Cúcuta.


Nota: Los restos de Juan Germán Roscio Nieves aún están por ubicarse, mientras, el pueblo venezolano le rinde honores al máximo prócer civil de la Independencia.

1. La fuente citada por Pedro Grases señala: “Según el Dr. Vicente Dávila en su obra Diccionario biográfico de ilustres próceres suramericanos, el nombre de la esposa de Roscio era Dolores Cuevas Afanador, y del matrimonio quedó una hija que en 1883 solicitó pensión al Gobierno, se llamaba María del Carmen, viuda de Afanador.”

2.Carta de Zoila Martínez de Castro a Consuelo Castro donde informa el traslado del Dr. Rocío. Está fechada en Villa del Rosario, Cúcuta, Colombia, el 14 de abril de 1888. Colección del Dr. Luis Zambrano Velasco. San Cristóbal, Táchira. Referencia Pedro Fressel del Centro de Historia Táchira.

ÉPALE 404