Juegos Nacionales en austeridad

Por Gerardo Blanco@GerardoBlanco65 / Ilustración Justo Blanco

Desde su origen los Juegos Deportivos Nacionales fueron criticados por el despilfarro de recursos en la construcción de instalaciones en los diversos estados que acogían el evento. Carlos Parisca Mendoza, presidente del Instituto Nacional de Deportes entre 1959 y 1962, instauró esta competencia con el decreto de Ley número 515 del 9 de enero de 1959 y un año después también creó la desaparecida Escuela de Entrenadores Deportivos, todo con el propósito de que la semilla de la práctica deportiva se sembrara en todo el país.

Parisca quería que el deporte sirviera como herramienta educativa y social. Lo que importaba no era “sacar campeones”, sino que cada vez más jóvenes tuvieran acceso a la formación integral a través de la práctica de algún deporte, como el propio Parisca detalló en ocasión del Foro del Deporte, realizado en 1968 en la Universidad Central de Venezuela.

En su ponencia sobre la realidad del deporte en el país ofrecida en la UCV, Parisca ya señalaba que su idea de promover el deporte se había distorsionado y advertía sobre la desmesura presupuestaria que acarreaba organizar este evento, como si se trataran de unos Juegos Olímpicos. “Yo me abismé cuando se dijo que para los III Juegos Deportivos Nacionales a celebrarse en Barcelona, se necesitaba construir instalaciones por el valor de diez millones de bolívares. Me parece absurdo gastar diez millones de bolívares en unas instalaciones deportivas para realizar un evento que dura una semana y que luego no van a tener una utilidad que justifique su costo. Creo que el error se va a repetir en Maracaibo; y pienso que si el mismo error se sigue cometiendo en cada una de las capitales de Estado, donde deban realizarse los Juegos Deportivos Nacionales, estos no podrán seguir realizándose”.

Un informe enviado por la entonces ministra del Deporte, Victoria Mata al presidente Hugo Chávez, sirvió para poner fin al gasto suntuoso en los Juegos Nacionales que entraron en una obligada pausa.

Bajo la gestión ministerial del hoy gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez, los Juegos Nacionales resurgieron en 2011 con una visión más austera. Se aprovechó las instalaciones disponibles en diversos estados para que los atletas retornaran a las competencias. La pandemia del coronavirus impidió en la nueva edición de los Juegos Nacionales se celebraran en 2020, pero volverán a disputarse del 8 al 19 de diciembre próximos, bajo el mismo concepto de sedes compartidas.  Esperemos que el espíritu de austeridad se mantenga y que los Juegos renazcan con el presupuesto justo.

ÉPALE 438