Juegos Paralímpicos para atletas supercapacitados

Por Gerardo Blanco@GerardoBlanco65 / Ilustración Justo Blanco

Actuación histórica para Venezuela en Paraolimpiadas

Sus nombres no son tan famosos ni resuenan habitualmente en los medios de comunicación. Pero sus hazañas deportivas son inconmensurables y pocos atletas convencionales pueden emular lo que estos campeones realizan, superando con valentía, disciplina y constancia las discapacidades físicas, mentales o sensoriales en los Juegos Paralímpicos, cuya decimosexta edición se realiza hasta el 5 de septiembre en la ciudad de Tokio.

Las competencias para atletas con discapacidades se remontan a 1948, cuando el médico alemán Ludwin Guttmann, sobreviviente de la Segunda Guerra Mundial, organizó un evento deportivo para veteranos de ese conflicto bélico, en el que solo participaron pacientes con lesión en la médula espinal, tratados por el insigne especialista en el hospital de Stoke Mandeville, ubicado en Aylesbury, Inglaterra. Los llamados Juegos de Mandeville coincidieron con los Juegos Olímpicos de Londres 1948, donde el ciclista trujillano Julio César León se convirtió en el primer atleta venezolano en competir en una olimpiada moderna.

Pero los primeros Juegos Paralímpicos oficiales se celebraron en Roma 1960, cuando un total de 400 atletas en sillas de rueda de 23 países participaron en la competencia. Desde entonces los Paralímpicos se disputan el mismo año que los Juegos Olímpicos, aunque las ciudades anfitrionas de ambas citas no siempre coincidieron. Desde 1968 hasta 1984 las máximas competencias para personas con discapacidad se organizaron en Tel Aviv 68 (Israel), Heidelberg 72 (Alemania), Toronto 76 (Canadá), Anhem 80 (Países Bajos), Nueva York (Estados Unidos) y Stoke Mandeville (Inglaterra) 84.

A partir de 1988 el Comité Olímpico Internacional y el Comité Paralímpico Internacional acuerdan celebrar ambos eventos en una misma ciudad y utilizando las mismas instalaciones deportivas, lo que dio un gran impulso a las paralimpiadas.

De Nueva York a Tokyo 2020

Venezuela comenzó a participar en los Juegos Paralímpicos en Nueva York 1984 y desde entonces ha conquistado una presea dorada, seis de plata y 12 de bronce para un total de 19, sin incluir las que pueda alcanzar la selección de paraatletismo en las competencias previstas para esta semana en Tokyo 2020.

El zuliano Yolmer Urdaneta fue el primer atleta paralímpico de Venezuela en subir al podio al culminar en el tercer lugar en lanzamiento de disco en la categoría B2 (visión parcial) con un envío de 40,10 metros en los Juegos de Barcelona 92. Urdaneta también fue décimo en los 400 m B2 y obtuvo el primer diploma olímpico para el país en salto alto B2 al superar los 1,60 metros. El también zuliano Ricardo Santana es el más laureado en la historia del país en Juegos Paralímpicos. Inició su colección de preseas en Atenas 2004 en los 100 metros T12 (discapacidad visual parcial), cita donde sumó sendos bronces en 200 m T12 y 4×100 m T11-13. Repitió bronce en 200 m T13 en Sydney 2000 y cerró su memorable desempeño en las pistas al ganar bronce en el relevo 4×100 m T11-13 en los Juegos Paralímpicos de Beijing 2008.

La judoka caraqueña Naomi Soazo aportó el único metal dorado que había conseguido Venezuela en la edición de Beijing 2008, y se retiró del tatami con otra presea de bronce en los Paralímpicos de Rio 2016.

Para Tokyo 2020, la delegación nacional clasificó a 26 atletas, la cifra más elevada desde los 27 participantes en Beijing 2008. Ha sido una hazaña acudir a esta competencia, en virtud de las dificultades económicas del país producto del bloqueo económico, que también afectó los recursos destinados al deporte, y la pandemia del covid-19 que obligó a los atletas a paralizar sus entrenamientos y competencias.

Récord de medallas

En la tierra del sol naciente los atletas paralímpicos criollos también han marcado hito con la mejor actuación para Venezuela en la historia de estas competencias al conseguir dos preseas doradas, dos de plata y dos de bronce, además de nueve diplomas olímpicos.

Lisbeli Vera, abanderada y más joven de la delegación con 19 años, es la más destacada de la selección al obtener medalla de oro en una final de infarto en la que derrotó a las dos representantes de Estados Unidos en los 100 m T47 (movimiento limitado en las extremidades superiores). Vera había ganado la presea de plata en los 400 m y podría sumar otro galardón en los 200 m.

El primer oro para nuestro país lo conquistó Linda Pérez en los 100 m T11 (discapacidad visual total) junto a su guía Álvaro Cassiani, uno de los mejores velocistas del país, en otra carrera sensacional en la que metieron quinta velocidad para tomar la delantera en los últimos 20 metros.

El atletismo adaptado aportó otro par de medallas. Luis Felipe Rodríguez quedó segundo para ganar la de plata en los 400 m T20 (discapacidad intelectual) y bronce en los 400 m T12 (campo visual menor a 5 grados) por intermedio de la zuliana Alejandra Pérez, en una competencia en la que su compañera Greilyz Villarroel llegó en el cuarto lugar y se acreditó diploma.

La caraqueña Clara Fuentes fue la primera en subir al podio en Tokyo 2020 al adjudicase la medalla de bronce en la prueba de Parapotencia. Levantó 97 kilogramos, rompió el récord nacional y se convirtió así en la primera en la historia del país en sumar una medalla de cualquier metal en esta disciplina.

Además, de las preseas la delegación nacional acumula nueve diplomas gracias al desempeño de Marcos Blanco en judo; Oriana Terán, Wuinawis Hernández (Parapotencia); Yomaira Cohen (impulso de bala), Wendis Mejías (jabalina); Greilyz Villarroel, Alejandra Pérez, Norkelys González (atletismo) y Belkis Mota (natación).

Asi que cuando escuche sus nombres, recuerde que estos atletas Paralímpicos pueden realizar proezas que la mayoría de los venezolanos no lograrían ni en sueños.

ÉPALE 429