La maternidad en animales de compañía

Por Maythe Morales • @maythe_morales / Ilustración Justo Blanco

Todos los meses de mayo, las personas se emocionan con la celebración del Día de las Madres. Es una de las festividades más importantes del calendario comercial, pues esta fecha conmemora el vínculo madre–hijo en la especie humana. La gestación es motivo de esperanza, alegría y unión familiar, es la llegada de un nuevo miembro de nuestro linaje.

Muy indistintamente en el caso de las caninas y felinas. Ellas no pueden decidir, ni planificar ni tampoco desear tener prole, tampoco buscan novio, ni desean ser mamás. Su función reproductiva es meramente instintiva, hormonal y sin emocionalidad.

Las perras y gatas cuando llegan a su época reproductiva, pasan por situaciones que desde la óptica ética y humanista, no tienen relación alguna con nuestra realidad humana. Ellas sufren la monta de más de un macho, son mordidas, agredidas, acosadas por manadas de numerosos caninos. En estas montas, las felinas y caninas pueden adquirir enfermedades de transmisión sexual, ser preñadas por machos más grandes que ellas, que al final, terminan generando partos incompletos, conocidos como partos distócicos.

Las caninas y felinas entran en celo varias veces por año, un estimado de tres o cuatro, dependiendo de la especie y condición de salud del ejemplar, lo que genera una media de cuatro cachorritos por parto. Esto produce un incremento exponencial de los animales que viven en las calles, que son a futuros multiplicadores de más animales sin atención y sin nadie que se ocupe de ellos.

Nuestra responsabilidad, como dueños o tenedores, es controlar esa descendencia de nuestros animales de compañía, y así evitar camadas no deseadas. Y esto es válido para hembras y machos.

La única forma ética de lograrlo es esterilizando y castrando. Con este método quirúrgico podemos controlar esa población de pequeños animales que sufren todas las penas que provienen del abandono en las calles, el maltrato animal, ya que, es el primer eslabón de la cadena.

Seamos responsables y conscientes. Esterilizar salva miles de vidas. Haz tu parte, dona o apadrina una esterilización a un animal de calle, esteriliza a tus mascotas, así le brindarás una vida más larga. Conviértete en un verdadero protector animal.

ÉPALE 460