La nueva hazaña que persigue Yulimar Rojas

Por Gerardo Blanco@GerardoBlanco65 / Ilustración Justo Blanco

Para dimensionar el tamaño de la hazaña que se ha propuesto conseguir Yulimar Rojas en el atletismo, hay que adentrarse en la historia del salto triple y de longitud, y quiénes han sido las máximas dominadoras de esta prueba en los campeonatos mundiales al aire libre, bajo techo y en Juegos Olímpicos.

Desde marzo de 2016, cuando irrumpió en el Mundial bajo techo de Oregon, Portland, para ganar su primer oro con un único vuelo válido de 14,41 metros, Yulimar se abrió camino en esta prueba hasta convertirse en la mejor triplista de la historia al conquistar la presea dorada imponiendo récord olímpico y mundial con su huella de 15,67 metros. El nuevo reto que se ha propuesto la venezolana es ejercer al mismo tiempo el reinado absoluto del triple con el del salto de longitud, tanto en competencias bajo techo, al aire libre y Juegos Olímpicos.

El salto triple femenino debutó en 1993 en el calendario de los mundiales de atletismo en la pista cubierta de Toronto, y al aire libre en la edición de Stuttgart. La ucraniana Inessa Kravets fue la primera campeona mundial del triple en la ciudad canadiense, estableciendo récord mundial con 14,47 m. Pero fracasó en su intento de ganar la presea dorada en el salto largo en el que culminó en el tercer lugar con 6,77 m. En el Mundial al aire libre en la ciudad alemana de Stuttgart, la rusa Anna Biriukova impuso el récord para la prueba con un vuelo de 15,09 m para convertirse en la primera mujer en cruzar la frontera de los 15 metros en el triple femenino. Dos años después, en el Mundial de Gotemburgo, Suecia, Kravets estableció la plusmarca del triple con un vuelo de 15,50 m, un récord que se mantuvo vigente por 26 años, hasta que Yulimar lo hizo pedazos.

En los Juegos Olímpicos, el salto triple debutó en Atlanta 1996, cuando Kravets también dominó la competencia dejando huella de 15,33 m. Desde 1993, las saltadoras que han intentado ejercer un dominio absoluto del salto triple y de longitud han sucumbido, con una excepción: Tatiana Lébedeva. En la capital de Budapest 2004 (Hungría), la saltadora rusa consiguió la hazaña que Yulimar intentará emular en un par de semana en el Mundial de pista cubierta en Belgrado, Serbia. Lébedeva se llevó el oro en salto largo (6,98 m) y en el triple (15,36) para consagrarse como la única atleta de la historia en ser campeona mundial al mismo tiempo de las dos pruebas.

Invencible en el salto triple, Yulimar comenzó a dominar el salto largo con el oro (6,81) conseguido en días pasado en el Meeting Indoor de Liévin Francia. Del 18 al 20 próximo en el Mundial bajo techo de Belgrado; en julio, en el Mundial al aire libre en Eugene; y en los Olímpicos de París 2024, podría conseguir la nueva hazaña del doblete para agrandar más su épica deportiva.

ÉPALE 451

Previous article

Victoria juvenil