La patria avanza por todos lados hacia Carabobo

                                    Por Equipo De Investigación • Red de Historia                                        Ilustración Erasmo Sánchez / Fotografías Archivo

El 31 de mayo de 1821, el Correo del Orinoco reportaba una edición especial desde Angostura donde mostraba noticias llegadas desde el Cuartel General de Oriente en Guanape, cuando el general Carlos Soublette fue informado del avance de las tropas del general Bermúdez sobre Caracas. Tal parte de guerra fue enviado al Cuartel General de la Provincia de Guayana e iba ser leído por todo el mundo a través del semanario, toda vez que este era transportado en goletas rumbo a las Antillas y de allí a Estados Unidos (Baltimore, Boston), Londres, Oxfort, Hamburgo y París. La noticia se originó en Guatire, llegaba vía terrestre a Guanape (hoy este del estado Anzoátegui) y de allí enviada hasta Angostura a campo traviesa por postas que tardaban 15 días en llegar:

“El Teniente de Justicia Mayor del pueblo de Guati-re con fecha del corriente mes me dice lo siguiente: Parte de armas de la República desde que salieron de Barcelona hasta que llegaron aquí a Guatire, han sabido superar brillantemente los obstáculos que se les han presentado y así si es que no se respira sino gloria sobre las armas del Rey que han sido abatidas y derrotas. El bizarro general Bermúdez ha marcha-do con dirección a la capital y tanto para auxiliarle como para consolidar su causa y que sus victorias se incrementen, es de absoluta necesidad que V.E vuele con las tropas a su mando en seguimiento a Caracas por esta ruta sin perdonar fatiga: paso más acertado como el más útil que hubo jamás”.

El aroma de café que acompañaba el viaje del semanario Correo del Orinoco en el bergantín goleta nacional Meta capitaneado por William Wilkei, amainaba el olor fuerte de la carga de las mulas mojadas por un aguacero que cruzaba los cielos del Orinoco. La ruta entre Angostura y las colonias era la misma que haría la goleta francesa Luisa con rumbo a Martinica el día 31 de mayo de 1821, cargada de fajos del semanario y desde allí hacia otros barcos con destinos continentales europeos, así como las ediciones del Correo traducidas al francés e inglés completaría la bitácora hacia Estados Unidos y Europa.

Desde Boconó el general Santiago Mariño emitió una comunicación el 21 de mayo de 1821 donde anunció los triunfos logrados por el coronel José de la Cruz Carrillo en el Tocuyo y del general Rafael Urdaneta en Coro. Tiros de fusil y repiques de campana anunciaron la liberación de Paraguaná, de la Vela de Coro y  Siquisique, donde se batió el oficial indígena Reyes Vargas y sus tropas de caquetíos.

Cuatro mil reses para asarse y alimentar a más de cinco mil hombres ya habían cruzado el río Apure por el paso Enriquero, arreadas por brigadas de patriotas llaneros; gestión heroica de acumular semejante fuerza de animales fieros, salvajes y cimarrones que no conocían la autoridad de la soga de cuero sino la misma fuerza del llanero. Van agrupadas de trescientas a cuatrocientas reses cada lote con punteros y culateros también armados con mandadores, machetes, cuchillos y lanzas. Los alborotos de estampidas espontáneas ocurrían todas las noches lo que atrasó la marcha hacia Araure y Páez tuvo que adelantar el trote de su caballería porque el Libertador apuró su paso hacia San Carlos. Faltaban pocos días para el reagrupamiento de las fuerzas patriotas.

ÉPALE 416