La vacuna galopando

Ni bloqueo ni saboteo han impedido que las jornadas de vacunación contra la Covid-19 se mantengan en marcha en el país. La segunda etapa es un esfuerzo titánico de solidaridad y gambeta

                                           Por Marlon Zambrano@marlonzambrano                                           Fotografía Michael Mata y Mairelys González

Todo proceso de vacunación lleva su registro manual

La mayor preocupación de un grupo de trabajadores de un medio de comunicación social, reunidos para sus quince minutos de reposo en el lobby del hospital Pérez Carreño, era que si uno de los efectos de la vacuna contra la Covid-19 que les acababan de aplicar implicaba el cambio de su orientación sexual. Un conductor, para agregarle pimienta al asunto al mejor estilo caraqueño, tomó a un redactor deportivo por un brazo y mientras lo acariciaba le dijo: “qué bello estás hoy. Ahora entiendo lo que es capaz de hacer la vacuna china en mí”.

Entre risas, ese es uno de los debates más prolíficos en el marco de la picaresca capitalina en torno al proceso de inmunización que se lleva a cabo en el país contra el coronavirus. Algunos se preguntan si eso duele, si se te mete el diablo, si te pasas a escuálido, si se te queda pegada una gripe infinita, o si es capaz de dejarte el rosetón que como sello de calidad exhiben la mayoría de los brazos y espaldas de los venezolanos que se han vacunado contra la BCG. Hay quienes se entregan como si quedaran prácticamente en manos de la muerte, y, con cierto histrionismo ceden un brazo agónico para que una enfermera, casi siempre mal encarada, te aplique el pinchazo que casi todos están esperando en esta, la mala hora de la pandemia mundial.

Se entrega una ficha de vacunación con una segunda dosis

Entre bloqueo y cuarentena

Venezuela, en el ojo del huracán por mandato del aparato mediático multinacional, atraviesa con la misma dignidad los días del bloqueo y de la cuarentena, y a ambas las enfrenta con una entereza histórica, que pocos pueblos del mundo pueden exhibir como muestra de resistencia bravía.

Pese a el asedio y el sabotaje, el gobierno venezolano se ha agenciado con tremendo esfuerzo todos los mecanismos necesarios para suministrar a sus ciudadanos, de forma gratuita, las dosis adecuada para salvarnos de los efectos devastadores que obligaron al mundo a entrar en una fase de higiene especial, como mecanismo urgente ante la amenaza del virus.

El nuestro es uno de los países con mayor eficiencia en la contención de los contagios.

_

El tejido mediático mundial y sus voceros nacionales, insisten en que el país va rumbo a una debacle sanitaria debido a su falta de atención a la crisis. Sin embargo, al contrario de muchas naciones del llamado primer mundo, el nuestro es uno de los países con mayor eficiencia en la contención de los contagios, hospitalizaciones y muertes. Y no porque lo afirme el aparato mediático del estado, sino porque lo ventilan los organismos multilaterales de salud en sus estadísticas, que están plenamente respaldadas y validadas por sus oficinas locales y regionales.

Distintos sectores de la sociedad se benefician

Jornadas masivas

La jornada de vacunación del miércoles 2 de junio pasado en el hospital Miguel Pérez Carreño de La Yaguara, en el marco de la segunda fase de inmunización contra la Covid-19 en el país, fue la evidencia más contundente de un esfuerzo titánico: las imágenes de miles de adultos mayores formados en cola para procurar su dosis, usada por “falsimedia” y las redes sociales en términos peyorativos como muestra de ineficiencia de la revolución bolivariana, fue la más clara expresión de la convocatoria masiva para recibir las un millón 300 mil dosis previstas para esta ocasión.

Las plataformas Patria y del Min Salud permiten el registro

Una rutina de inoculación que, a diferencia de la que se comenzó a aplicar en febrero pasado, tiene como objetivo incidir en personas menores de sesenta años que sufran o padezcan dos o más enfermedades, como padecimientos renales, VIH y otros males que comprometan su inmunidad, según declaró el ministro para la Salud, Carlos Alvarado.

Convocatoria masiva para recibir las un millón 300 mil dosis previstas para esta ocasión.

_

Es una modalidad sencilla, que aplica a partir de las datas cruzadas por los organismos correspondientes y la plataforma Patria, desde donde se establecen las prioridades y se cita a cada paciente para recibir su primera dosis, reforzada 21 días después. En muchos casos, las organizaciones de base de cada comunidad como las UBCH y consejos comunales, junto a las autoridades municipales, coordinan hasta la recepción y traslado en las mejores condiciones de transporte de las personas a vacunar, en una especie de fiesta de la salud que celebra el esfuerzo ejemplar del pueblo.

Más tarda alguna gente en polemizar que lo que espera por la inyección, durante las maratónicas sesiones de los últimos días que comienzan con el registro en el sistema Patria y un mensaje de texto con la confirmación de su cupo, para cerrar con los buenos modales de los milicianos apostados en los centros de salud, orientando a cada quien diligentemente, y el pinchazo final que en muchos casos produce leves síntomas gripales, rosetones y cierto malestar general que rápidamente se disipa, sobre todo si se reajusta con una buena sopa de pollo como la que prepara Solángel Núñez.

La prioridad siguen siendo los más vulnerables

Meta: 70%

El ministerio de Salud activó una plataforma de registro alterno para solicitar un cupo y obtener la vacuna, que en otras circunstancias y por la vía privada llega a tarifarse hasta en 400$. Es una inscripción sencilla que solo pide nombre, apellido, Nro. de cédula de identidad, teléfono y correo electrónico, país de origen, género, dirección y ocupación, y que permite además el registro de todo el grupo familiar mediante un sencillo formulario, que aplica para quienes aún no se hayan registrado en Patria.

Las milicianas se mantienen prestando apoyo

A la par, se han organizado jornadas especiales para inmunizar a trabajadores de sectores imprescindibles de la sociedad, especialmente personal adscrito a los centros de salud y de otras áreas como la comunicación, que favoreció entre otros al personal del semanario Ciudad Caracas y la revista Épale Caracas.

El objetivo del Gobierno venezolano es alcanzar el 70% de población vacunada entre los meses de junio, julio y agosto, con un promedio de entre 600 y 1.000 personas diarias aproximadamente. El 30% restante se pretende alcanzar entre los meses de noviembre y diciembre de este año. “Nuestra meta es el 100% en este año y el año que viene debemos prepararnos para revacunar a nuestra población”, expresó el presidente Nicolás Maduro.

La rusa Sputnik V y la china Sinova comenzaron a aplicarse en el país desde finales de febrero pasado, principalmente sobre el personal sanitario y adultos mayores seleccionados. En esta segunda etapa se siguen aplicando junto a la otra china, Sinopharm, mientras se agilizan los otros mecanismos de solidaridad como la producción conjunta con Cuba de las vacunas Abdala y Soberana 02, todavía en fase de pruebas. A la par, nuestro país se mantiene en la espera de la activación a su favor del mecanismo multilateral Covax para adquirir las dosis restantes, a pesar de las alcabalas criminales impuestas por los gobiernos que insisten en sabotear su compra.

Se pretende vacunar el 70% de la población hasta agosto

ÉPALE 417