Las artes y los oficios

Como los buenos peregrinos, el Inces lleva más de 60 años de misión silenciosa y solidaria formando al pueblo para que se empodere mediante saberes útiles para el trabajo y la vida

                                    Por María Eugenia Acero Colomine@andesenfrungen                                     Fotografía Cortesía de Archivo Inces

En estos tiempos aciagos en los que ganarse el pan cuesta el sacrificio de invertir todo nuestro tiempo y recursos para poder subsistir medianamente, las profesiones se fueron por un caño. Sí, de nada sirve ser médico, ingeniero, abogado, periodista o arquitecto si no se echa mano de conocimientos alternativos en actividades más prácticas que nos puedan generar algunos ingresos extra.

De hecho, muchas y muchos de los venezolanos que emigraron, están logrando mantenerse en pie gracias a que ejercen ocupaciones técnicas medias que les han permitido sobrevivir en tierras lejanas. Esta realidad, lejos de ser trágica, más bien es enternecedora. Hemos tenido que tragarnos la arrogancia con la que muchos profesionales en el pasado nos dirigíamos al quehacer de muchas personas humildes, ya que en Venezuela actualmente un oficio es más rentable que una profesión tradicional.

Muchas empresas e institutos han aprovechado esta crisis. De ahí, que los emprendimientos de cursos privados estén siendo tan populares en las redes sociales. Sin embargo, nadie jamás superará la noble labor de hormiguita que ha venido desempeñando el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista desde su creación, en 1959.

El Inces ha formado a jóvenes y adultos en toda clase de disciplinas. Actualmente en pandemia las clases son a través del Aula Virtual

Formar produciendo, producir formando

Luis Beltrán Prieto Figueroa fue el artífice de este gran proyecto. La idea: encaminar a jóvenes y adultos a través de diferentes programas formativos de educación para el trabajo. Así, es difícil cuantificar la cantidad de personas que han desarrollado una maestría en saberes prácticos en todo este tiempo.

Jesús Hernández es el responsable de los planes de formación del Inces

Los programas de formación del INCES abarcan toda clase de especialidades y planes académicos, tales como, el  Programa Nacional de Aprendizaje, Bachillerato Productivo, Acreditación y Certificación de Saberes, Inces Militar, Formación Productiva, Programa Luisa Cáceres de Arismendi, el programa penitenciario y muchos más. Esta institución está adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Educación, y conduce a sus estudiantes a insertarse en el mercado laboral desde una perspectiva de construcción de relaciones de trabajo justas e igualitarias, la producción de bienes y la prestación de servicios que satisfagan las necesidades del pueblo, la consolidación de la independencia y el fortalecimiento de la soberanía económica del país.

Aprender haciendo

Así, en esta institución, que tiene sedes en todo el país, es posible graduarse de algún oficio e insertarse rápidamente en el mercado laboral. De hecho, hubo una época en que el INCES impartía cursos de inglés, y eran los mejores de todo el país.

Decidimos acercarnos a esta institución y fuimos recibidos por Yorhelys López, Luisa Elena Veloz y Jesús Hernández, quien se desempeña como gerente general de formación del INCES. Hernández nos dio luces sobre este proyecto educativo que ha podido trascender el tiempo y el espacio.

“Actualmente contamos con una oferta del programa nacional de aprendizaje de 215 cursos”.

Jesús Hernández.

Desde 1959 el INCE sigue capacitando a jóvenes en diferentes oficios

“Tenemos alrededor de 704 cursos. Luego, en el año 2007 surge la propuesta 2.0 que tiene que ver con las salidas ocupacionales. Para este momento se estaba configurando un perfil de egreso de los trabajadores, que no solo abordara un oficio sino un conjunto de procesos. Luego surge la versión 3.0 del Inces entre los años 2013 y 2014 que tiene que ver con los procesos de integración socialista. Actualmente estamos ubicados en los proyectos 4.0 de formación productiva. Estos proyectos están basados en el desarrollo de destrezas y habilidades, conocimientos técnicos y competencias que le permiten al participante mejorar, innovar, hacer ingeniería inversa. Al mismo tiempo permite mejorar los procesos que van a coayuvar en la experiencia productiva en las actividades de trabajo”.

—¿Qué cursos imparten y cómo es la inserción social de los aprendices Inces?

—Actualmente contamos con una oferta del programa nacional de aprendizaje de 215 cursos en los distintos motores productivos. Los más solicitados son en el área de oficina, de asistentes administrativos, asistentes bancarios y en el área industria: motores. También tenemos el curso de vendedor al por mayor, vendedor de maquinaria pesada, modelista de fundición. En el área de la construcción tenemos albañiles, herreros, soldadores, electricistas de mantenimiento, industrial. Tenemos muchas áreas, y todas en función de las necesidades que tengan las actividades de trabajo, y que puedan de alguna manera estar requiriendo. En este sentido tenemos una oferta formativa para el Ministerio de Aguas y para el Sistema Eléctrico Nacional. Estamos hablando de formación de mineros, electricidad, entre otros. Para MinAguas estamos formando en ingeniería, plomería, que puedan prestarle apoyo a las cuadrillas de mantenimiento integral. El Programa Nacional de Aprendizaje está actualmente en desarrollo. Se está haciendo a distancia, semipresencial y en las áreas priorizadas de trabajo están acudiendo con regularidad conservando las medidas de bioseguridad que vienen implementando y orientando el Gobierno Nacional y el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista. Actualmente contamos con 67200 aprendices activos a nivel nacional en diferentes sedes.

Aprender en pandemia

Para nadie es un secreto que el coronavirus nos ha cambiado la vida a todos. Para el Inces no ha sido la excepción. ¿Cómo han hecho entonces para seguir formando en un tiempo en el que está prohibido celebrar reuniones públicas? Jesús Herández nos aclara: “En pandemia hemos desarrollado la formación a distancia; específicamente estamos promoviendo la educación virtual del Inces, además estamos comenzando con el registro de participantes en el aula virtual. En este sentido estamos migrando todas aquellas formaciones que puedan desarrollarse a través de diferentes plataformas tecnológicas como WhatsApp o Telegram para que los maestros ya comiencen a dar la formación a través del Aula Virtual del Inces y los ochos programas de formación con una mirada a irlo ampliando a mayores ofertas. El teletrabajo nos ofrece una nueva oportunidad, así como el ambiente virtual serán incorporados en esta nueva modalidad que desarrolla el Inces. En este caso se van a ir implementando las adecuaciones y las formaciones para el personal en este sentido, y darles ya un inicio definitivo que será anunciado por el presidente del instituto, Wuikelman Ángel Paredes, y en este momento estamos orientando el registro de los participantes a través del aula virtual.

Si tu profesión no te es rentable, puedes empezar de nuevo en el Inces

Testimonios de egresados

Eric Blanco es reportero gráfico. Sin embargo, puede decirse que es también “un amor de cosas bellas”, ya que se dedica a toda clase de oficios, aparte de su profesión. Una de las ocupaciones que más satisfacciones le genera es la cocina. “Resulta que me metí en el curso de chef del Inces, y en siete meses aprendí a preparar todo tipo de comida. Ahora, no solo disfruto en mi casa inventando todo tipo de recetas, sino que además vendo mis productos con bastante éxito. Hago tortas, jaleas, mermeladas y muchos platos salados. En mi casa monté mi propio conuco y tengo buenos ingresos gracias a la cocina”.

Qué hacer si deseas participar

Si deseas aportar tus conocimientos en el Inces, puedes enviar tu resumen curricular o manifestar tu tiempo de experiencia en un oficio al correo gciaformacion.autoformacion2025@gmail.com. Si deseas tomar algún curso, ingresa al enlace campusinces.edu.ve para optar a los cursos que se están impartiendo en las 24 gerencias regionales del Inces.

“En siete meses aprendí a ser chef”

Eric Blanco.

A través de esta maravillosa institución, todos tenemos entonces la oportunidad de desarrollar una nueva vocación. Así que, repetimos una máxima del proceso bolivariano: en este país no estudia quien no quiere.

Los cursos Inces están avalados por el Ministerio de Educación y son reconocidos internacionalmente

ÉPALE 409