Las perlas de tu boca

Por Humberto Márquez / Ilustración Erasmo Sánchez

“Esas perlas que tú guardas con cuidado/ en tan lindo estuche de peluche rojo/ me provocan, nena mía, loco antojo/ de contarlas beso a beso enamorado”… Es un hermosísimo bolero poético sustentado en una sencilla metáfora, esa figura retórica de pensamiento que expresa realidades con sus semejanzas, para cantarle a los dientes de tu boca, una rareza en la canción romántica, que le hace única en su estilo y nadie debería extrañarse que, en la voz de Eusebio Delfín sirvió para anunciar por CMQ, la crema dental Ipana, patrocinante de Las peripecias del detective Chan Li Po de Félix B. Caignet, autor de la legendaria radionovela El derecho de nacer, en los principios de la radio cubana.

Su autor Eliseo Grenet Sánchez (La Habana Cuba, 12 de junio 1893 † 4 de noviembre 1950), un talentoso músico que fue un niño prodigio. A los doce años de edad tocaba piano como fondo de películas mudas en el cine La Caricatura, y en 1909 dirigió la orquesta del teatro habanero Politeama (donde años más tarde estrenó varias de sus zarzuelas) a los 16 años de edad. En 1925 fundó una jazz band, con la que se presentó en el cabaret Montmartre y el Jockey Club, y grabó discos en Nueva York para la firma Brunswick.

De sus grandes intérpretes el más destacado fue quizás Barbarito Diez con la orquesta de Antonio María Romeau y por cierto hay un registro de una presentación en  VTV canal 8 con Alfredo Sadel en 1980. Excelentes versiones en los discos Así canta el corazón de Vicentico Valdés y su orquesta y el otro Aquellas Canciones de Alfonso Ortiz Tirado. También en el disco Serenata de Danny Rivera. Aparte de la de Eusebio Leal, no podemos dejar por fuera a Roberto Ledesma, Chucho Avellanet, la antigua versión con María Teresa Vera, La Rondalla venezolana y la de Andy Montañez con la Dimensión Latina.

“Quiero verlas como chocan con tu risa, quiero verlas alegrar con ansias locas/ para luego arrodillarme ante tu boca, y/ pedirte de limosna una sonrisa”.

ÉPALE 433

Previous article

Cómo te hago entender

Next article

La media vuelta