Lilian o la pava macha

Por María Eugenia Acero Colomine@andesenfrungen / Ilustración Erasmo Sánchez

Ay, mi Shirley, pero es que no entiendes. No es que yo ya no la quiera, sino es que la cosa ya me da como sustico. Si publicas esa foto en Instagram capaz y se me empieza a caer el pelo, o le sale salpullido griego al marido mío, y demasiadas horas pasamos nosotros en el gym para que ella venga a volvernos feos así como así. Ella es mi amigui, pero por su culpa no voy a entrar en desgracia.

¿Qué he hecho yo, pa’ tener tan mala suerte?

Yo no sé de dónde fue que mi linda amiguis empezó a echarnos la partida para atrás. Los Beizberritia están fúricos, porque la otra vez fue a visitar a Titina, y la pobre terminó con culebrilla, se le cayeron las tetas y sacó papada. Lupita Branger me llamó el otro día, porque después de haberla invitado a ella y a sus niños a la piñata que le hizo a las gemelas, a la semana al marido le dictaron auto de detención por legitimación de capitales. No es que querramos sacarle el cuerpo, pero la verdad es que yo ya estoy creyéndome esa leyenda urbana de que Lilian es más pavosa que las lágrimas de la llorona, amichi.

¿Siempre salao?

Yo creo que esa mala racha empezó cuando ella hacía el reality show ‘Robinson, la gran aventura’. Todo el que se aliaba con ella, terminaba mal. Ella, ¡siempre tan linda! Ay, pero no tenía piedad para traicionar a sus aliados. Te confieso, Shirley, que nuestra amichis Lilian me daba como que un poquito de miedo. Luego, en el programa ‘Ven a Kite’, al equipo de producción siempre le pasaba algo después de las grabaciones: se dañaban los equipos, se robaban los carros, o no llegaba el catering. Ella es muy bella: como una estrella radiante, Shirley. Ay, pero la verdad ella a mí no me caía muy bien. Era muy antipática: como que pesada. Recuerdo que Thamy fue a visitarla en el set de ‘Fama, Sudor y Lágrimas’, y vio que Lilian no saludaba al público, y dejaba entendiendo a los fans. Cosa rara, Shirley: siempre pasaban cosas inexplicables en el set. Dicen que cuando se casó con nuestro amado Leolo, a los invitados les dio acidez estomacal, y que hasta se perdieron unos niños en la plaza Bolívar de Chacao.

Prontuario de víctimas

Ay, Shirley, por eso es que no me parece muy raro lo que dicen los chaburros esos de nuestra Lili. Mira cómo terminó nuestra Keiko: después que jurábamos que íbamos a celebrar esas elecciones con sushi. La caída de Trump fue súper aparatosa, y ni qué decir de cómo va nuestro presidente, legítimo por demás, Juanchi Juanchi Guaidó…Todos nuestros próceres han ido cayendo después de que se toman la foto con ella: Uribe, Duque, Temer, Aznar, Capriles, Pablo Mieres: ¡Todos!

Por eso, bella, mejor métele “fotochos” a esa foto, mana. Que me perdone Lilian, pero no saldrá en las fotos. ¡Quién sabe cuánto tendré que pagarle a un brujo para que me quite de encima su pava macha.

ÉPALE 419

Previous article

Papá-Mamá

Next article

Ritos paganos