Lo que no es el Día Internacional de la Mujer

Por María Eugenia Acero Colomine@mariacolomine / Ilustración Erasmo Sánchez

Sube el telón, aparece una bella rubia en la pantalla, con jeans muy ajustados y gran busto. La joven lleva a sus niños al colegio con mucho afán. Sin embargo, no deja de sonreír nuestra protagonista. Se va al gimnasio, donde quema calorías sin dejar de sonreír. Se cambia, ahora con pinta ejecutiva y se va a hacer una presentación ante un gabinete de colegas que la miran con atención. Termina el día, celebrando con sus amigas (igual de bellas y exuberantes). Nuestra protagonista cierra viendo a la cámara recitando alguno de los lugares comunes que se declaman en el día de la mujer. Su frase final, “¡Porque somos mujeres!”.

Con este tipo de mensajes nos atiborran en el Día Internacional de la Mujer. Tanto, que muchos parecen haber olvidado por qué se conmemora este día. Así, tenemos que las principales marcas hacen una gran fiesta de la mujer, reforzando en nosotros estereotipos físicos, psicológicos y sociales que muy poco, o nada tienen que ver con este día.

Las mujeres somos asediadas con comerciales de Avon, Tupperware, McDonald’s, y otras marcas que están muy lejos de representar a la obrera que fue el estandarte que se impuso un 5 de marzo en Estados Unidos contra el sistema opresor que reinaba en aquel entonces. Las mujeres que se sacrificaron en esa protesta legendaria fueron mujeres sencillas y humildes, que estaban cansadas de ser esclavizadas, y pagaron con su vida el atrevimiento de haber exigido por sus derechos.

Recordar por qué el día de la mujer

Cada 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer en todo el mundo. Esta fecha especial fue formalizada por las Naciones Unidas en 1975 para resaltar la lucha de las mujeres por la igualdad, el reconocimiento y ejercicio efectivo de sus derechos. El 8 de marzo de 1908, un suceso transcendental marcó la historia del trabajo y la lucha sindical en el mundo entero: 129 mujeres murieron en un incendio en la fábrica Cotton, de Nueva York, Estados Unidos, luego de que se declararan en huelga con permanencia en su lugar de trabajo.

Por esta razón es que muchas mujeres en el mundo salen a protestar. Muchas son hoy en día esas trabajadoras de Nueva York, hastiadas de abusos, maltratos físicos y psicológicos, y le dicen “Basta” al mundo para poder recibir un trato digno, no solo en sus trabajos, sino en la vida en general.

Una lucha de todas

Hoy queda mucho por hacer en aras de alcanzar la igualdad, pero es indispensable que las mujeres recordemos que en Nueva York murieron hermanas para ser reivindicadas en la actualidad como seres humanos dentro de sociedad. No para que nuestro labial favorito nos hiciera ver más deseables ante los ojos de todos.

ÉPALE 451