Luis Dimas: estoy totalmente comprometido con el arte

El joven clama para que se le preste apoyo a los artistas y a las diferentes formas de crear para ayudar a sanear nuestra sociedad

                                Por María Eugenia Acero Colomine  • @mariacolomine                                             Fotografía Michael Mata@realmonto

Venezuela está pariendo cada vez más multiartistas que no solo ostentan una gran  mística y devoción a su trabajo cultural, sino que además tienen gran talento para el arte que crean. Uno de estos multiartistas que viene desarrollando una trayectoria profesional impecable como músico, actor de teatro y mago es Luis Orlando Dimas.

El joven Luis Orlando Dimas es un multiartista que ha desarrollado una carrera entregada al impulso de las artes y a llevar un mensaje de conciencia y despertar a la infancia.

Conozcamos de primera mano la voz poética del multiartista Luis Orlando Dimas.

—¿Cómo se presenta Luis Orlando Dimas?

—Me presento como mago y músico, como tecladista. Soy mimo, escenógrafo, técnico, revolucionario. Me presento como artista independientemente de la tolda que uno pueda tener. Me presento como Luis Dimas, así. Estoy totalmente comprometido con el arte: con las bellas artes. Me gusta todo tipo de actividad cultural y me he manejado como músico, como mago, soy director de arte en una productora cinematográfica que se llama Onza Films en Caracas. También trabajo en una compañía de la familia de sonido llamada Strong Sound. Ahí soy director técnico de sonido de área. Estoy pendiente de todo lo que se haga a nivel técnico. Pertenezco a varios colectivos culturales en Valencia, en Caracas, Puerto la Cruz, El Tigre, eso hace que siempre esté viajando

—¿Cuántos años tienes de trayectoria artística?

—Tengo 38 años de vida artística. Empecé a los nueve o diez años. Desde muy temprana edad ya estaba montado en una tarima. Desde esa edad no he dejado de trabajar, de formarme. Hasta ahora estoy estudiando todavía.

—De todas tus destrezas, ¿Con cuál te sientes más identificado?

—Es una respuesta difícil para mí. Me gusta mucho lo que hago con la música, me siento muy identificado. Con la magia también, porque le doy alegría al público. A nivel técnico también me siento muy complacido cuando todo se elabora y se organiza. Me satisface mucho cuando un evento sale bien. No solo como artista, sino como técnico me siento satisfecho. Igual como escenógrafo, pintor. Me siento muy bien con el arte. No sé cómo definirlo, pero el arte es mi forma de vida. Me identifico con el arte en general.

—¿Cómo llegó el teatro a tu vida?

—El teatro llegó a mi vida con mi hermana que es actriz de teatro y mi cuñado director de teatro del primer Grupo Taller Tigre. Luego ellos se mudaron a Puerto Ordaz, a Ciudad Guayana, donde empecé a formarme como actor. Para ese momento ya tenía 14 años. Luego pasé a la Compañía Regional de Guayana en Ciudad Bolívar, a cargo de José Simón Escalona en ese tiempo. Ahí profundicé mi formación. Tuve profesores como Dimas González, ganador de un premio en Estados Unidos, Broadway. Con los cubanos tuve una formación profunda en la danza, el canto, la música y la pantomima. Me formé como payaso, mago. Tuve una formación integral en Ciudad Bolívar, donde fueron mis inicios en el arte.

—¿Cómo defines tu magia?

—La magia es la mentira más maravillosa que he podido conocer. Es una ilusión hacia el público y me satisface muchísimo ver el rostro de las personas cuando se asombran por algún efecto. Me llamó la atención la magia, porque esa fue la misma impresión que causó en mí. El gran Eutimio Arenas, mago y payaso de Ciudad Bolívar, fue mi gran mentor y mi maestro. Sigo estudiando magia aún. Ahorita estoy en una competencia en México que se llama “Juegos mágicos”. Apenas estamos comenzando esta actividad. El año pasado me gané un premio como mejor mago en una competencia. Gané el primer lugar en 2020 en una competencia de alto rendimiento que duró seis meses. Ahorita estoy en otra competencia de alto rendimiento que dura cinco meses. Esperemos que le traigamos ese premio a Venezuela nuevamente.

—¿Cómo ves el teatro en Venezuela actualmente?

—El teatro actualmente por la situación pandémica ha sufrido mucho: sin público es algo desesperante. Pero aquí tenemos mucho material que dar para exportar. Tenemos muy buenos maestros, hay muchísimo talento a nivel teatral. Estamos capacitados para representar a nuestro país en cualquier rincón del mundo. Estamos bien parados en el teatro. Eso sí, nos hace falta más apoyo.

—¿Te sientes realizado?

—Todavía no me siento realizado. Como artista siento que aún me falta mucho por hacer por Venezuela: afuera en el exterior. Aquí en Venezuela me falta apoyo para realizar muchas cosas que tengo en mente, por tema económico. Pero yo no le he parado mucho: he seguido dándole duro para poder lograr mi sueño que puede ser montar una escuela de magia gratuita para los niños de Venezuela. Algún día lo haré. Cuando lo haga, me sentiré realizado.

—¿Cuáles son tus proyectos actuales?

—Montar un espectáculo de mago DJ. En el mundo no hay uno, y estoy aprovechando de montarlo con la compañía de audio de mi familia. Quiero hacer una gira nacional. Esperemos que este proyecto lo apoye muchas personas. Tenemos el material y la capacidad para montar un musical de magia.

—¿Cómo ves a nuestra infancia actual?

—Nuestra infancia actual necesita muchísimo del arte. Los niños de hoy en día ven mucha televisión, están distraídos. Hay que meterles más arte, que investiguen, que se sumerjan al mundo del arte. Eso es lo que puede salvarlos. Que tengan conciencia de que el arte puede cambiar a un ser humano a no tomar las armas sino tomar una máscara, un cuatro, hacer magia, agarrar un pincel y pintar colores hermosos. El arte puede salvar a la infancia de nuestro país.

—¿Qué mensaje deseas darle al público de ÉpaleCCS?

—Apoyen al artista. No lo pongan a un lado. Muchos dicen que somos unos vagos y que no ganamos dinero. Pero nosotros somos gente buena, educada. Somos gente que siempre está en pro de tener algo hermoso que mostrar. El arte debe ser apoyado por la gente. Algunos creen que el artista no vale la pena, y yo creo que sí vale. Yo creo que la gente debe despertar. Miren lo que pasó con la sinfónica: hicieron un récord Guiness con 12 mil niños y jóvenes. Así como hicieron con el Sistema, tienen que hacer con el teatro, con la pintura, las bellas artes, la escultura. Pido que valoricen un poco al artista, lo protejan y lo apoyen.

ÉPALE 440