Madres de Épale: A Margarita

Por: Erasmo Sánchez Cedeño / Ilustrador

La maternidad como sublime acto de amor, merece justo reconocimiento a su encomiable abnegación, ella, es el eje de la vida humana. Recurro a la fragancia de mi memoria desde la infancia, a través del vínculo con mi madre Margarita Cedeño de Sánchez, quien fue la inspiradora esencial en mí existir, como ha sido el caso en la mayoría de las personas.

Gracias a su silvestre candor, nacida en el Sur de Venezuela, en las confluencias de los ríos Orinoco y Caroní, transfirió hacia mí la inclinación por la naturaleza, enseñándome a ver y observar los detalles de la perfecta estructura del tejido de arañas , el color de las flores, sus formas, la nervadura de las hojas, el cromatismo de los lagartijos, el misterio de la profundidad del enigmático Rio Padre y entre los valores humanos, al compartir todo, sin reservas con humildad, por ella me dediqué al arte del dibujo y la pintura como vital herramienta para interpretar subjetivamente la vida.

Margarita: “Luz de amor, en el espacio infinito de tus hijos Amalia, Gonzalo y yo”.

Mención especial a nuestra tía Petra Servanda de García; en sus 100 años de existencia; Le ofrendamos un cálido abrazo de admiración por su magistral rol maternal.

ÉPALE 412