Madres de Épale: Cointa Antonia Ruíz Bennett, madre con preceptos

Por: Justo Blanco / Ilustrador

Hablar de mi madre es honrar a una mujer de firmes preceptos. Su enseñanza a la familia comienza desde la mesa: nunca deben sentarse a la mesa sin camisa y es una norma orar dando gracias a Dios antes de comer. Al conversar, ella dice que el castellano es rico en palabras y pobre es aquel que desperdicia esas riquezas, usando malas palabras.

Al escribir, aún con sus ochentaicinco años, porque nació en 1936, lo hace con la letra Palmer que aprendió en el Registro Civil de Guatire, en la época de Pérez Jiménez. Ahí conoció a casi toda la genealogía del pueblo. Cuando conoce a alguien ella le pregunta: ¿De qué familia eres tú? ¿De los Mujica? ¿De los Sojo? Y así va recordando las fechas y los matrimonios efectuados en el registro.

Hay una técnica que nos enseñó para escribir bien: “Lean mucho, y cuando haya una duda en la ortografía, escriban la palabra de las dos formas, enseguida recordarán cual es la correcta porque les será muy familiar”.

Ella nos ha enseñado que con la fe mueves montañas. Hace poco venció un cáncer de cuello uterino que le fue diagnosticado hace más de veinte años.

ÉPALE 412