Mar Machado y su poesía reivindicativa

Salirse de la norma establecida ha marcado pauta en el andar artístico de esta caraqueña

Por María Alejandra Martín@maylaroja / Fotografía Alexis Deniz@denizfotografia

@unoylamismacosa Así es el nombre de la cuenta de Instagram desde donde Mar Machado publica su obra poética, en tiempos en donde todes merecemos ser nombrades, resulta un ejercicio complejo desmontar para los estudiosos del lenguaje un fenómeno que poco entiende quien se cierra por desconocimiento. Aquellos seres que viven su identidad, su sexualidad y su transformación no solo desde el hecho personal y todo lo que esto implica, sino además quienes se resisten a que las estructuras de la historia y los mensajes se mantengan rígidos.

Para las almas que se identifican como no binarias, es justo no abrazar por completo una identidad masculina o femenina. Esta categoría presente y asumida hasta con pronombres, es aceptada y reconocida socialmente en otros países. En el caso latinoamericano es importante entonces brindar estos espacios para el estremecimiento neuronal. Y es más importante aún, hablar de la vida y obra de elle.

Mar Machado, poeta de Venezuela, quien contradice a la norma con mucha pasión, es un vivo ejemplo de que lo que no se nombra no existe. Mar estudió trabajo social, viajó unos años por Latinoamérica, acciona a favor de los derechos de las mujeres y la sexo diversidad y hace eco de su lucha a través de su poesía, cargada de reconocimiento, resignificación, de paisajes caribeños, amor, oscuridad, luz y dolor.

“Ya no me pierdo en la intrincada exploración de las profundidades de mis penas. A lo lejos se escuchan aún algunos gritos desesperados, pero ahora me conozco todas las trampas del laberinto.

Al dolor le canto, le bailo, le prendo velas, lo baño con manzanilla en las noches, le cubro la piel con aceite de coco, lo alimento y por ahí caminamos.

Ahora me RECONOZCO inquietante, sensible, impasible, conmovedor. Me entrego a esta savia de sensaciones

Sabiendo que todo arroyo vuelve a su cauce con el transitar de las estaciones.”

—Háblame un poco de Mar Machado

—Mar son las primeras tres letras del nombre con el que me presentaron en la jefatura de La Pastora cuando nací. También podría ser alusivo al Caribe donde crecí.

Pero la verdadera historia del nombre surge a partir de una composición poética que tiene como protagonista al amor. Alguien con quien salí hace algunos años, me rebautizó con ese nombre a orillas del Océano Pacífico. Machado es mi apellido materno. Podría resumir entonces, que Mar Machado es la identidad que asumí como parte de un proceso de transformación.

—¿Por qué este cambio de identidad?

—Más que un cambio de identidad fue una reafirmación de quien siempre he sido. Un reajuste histórico por llamarlo de alguna manera. Mi mamá fue quien asumió la responsabilidad de mi crianza y manutención así que lo menos que podía hacer era usar su apellido en lugar del de un padre ausente.

Por otra parte, durante el tiempo que viví en Perú, conocí a un gran amigo trans-nobinarie a través del cual pude identificar aspectos que siempre me han atravesado, como el no sentirme parte del género que me asignaron al nacer.

Así que Mar conjuga perfectamente la forma en la que deseo manifestar mi expresión de género.

—¿Cómo se identifica Mar?

—Desde mi experiencia, la identidad es un aspecto en constante cambio y reconstrucción en función de los aspectos de la personalidad que se van cristalizando a lo largo de la vida.

En ese sentido, te puedo decir que Mar actualmente se encuentra explorando la comodidad de habitar un cuerpo cuya expresión de género no reproduzca el binarismo mujer/hombre pre-establecido como mecanismo de consecución del sistema heteropatriarcal.

—¿Cómo prefieres ser nombrada/o?

—Como persona no binaria, prefiero el uso del lenguaje neutro Elle/they

—¿Qué significa ser una persona no binaria en Venezuela?

—Nuestra sociedad conservadora ofrece muchísima resistencia para reconocer la existencia de una infinitud de posibilidades en las que una persona puede devenir. Eso incluye aspectos como la orientación sexual y la expresión de género. En Venezuela la probación sexo género diversa, está desprovista de una legislación que proteja sus derechos humanos fundamentales, como el reconocimiento de su identidad, acceso a la salud, educación, empleo entre otros.

—¿El arte que llevas a cabo, es entonces una forma de resistencia ante la exclusión que viven las personas trans y no binarias en nuestro país?

—Creo que nuestra sola existencia es un acto de resistencia ante los embates constantes de los que ha sido objeto la población sexo género diversa a lo largo de la historia.

Yo intento agrupar los aspectos que desde el sujeto sociopolítico que represento me ha tocado vivir y convertirlos en una suerte de manifiesto escrito en prosa poética, muchas veces
acompañados de autoretratos.

—¿Qué es para Mar la poesía y cuál ha sido la importancia que ha tenido?

—La poesía me salvó la vida. Me ha servido para expresar lo imposible de decir, para irme por las ramas.

—¿Cómo definirías tu lenguaje poético personal?

—Varias personas me han comentado que escribir poesía es un don, que lo aproveche. He hecho varios talleres para adquirir herramientas técnicas e integrarlas en mis escritos. Sin embargo, lo que más me gusta hacer es dejarme sentir y luego dar cuenta de cómo se evidencian los procesos que estoy atravesando en ese conjunto expresiones metafóricas que le otorgan amplitud y libertad a mi sentir.

—¿Qué piensa Mar Machado de la Caracas?

—Uy Caracas da para escribir una novela. La ciudad de mis amores y mis dolores. Donde nací, crecí, he sido en todas mis formas pero sobre todo, en donde no deseo morir. Seguro volveré eventualmente, pero en este momento para mí Caracas ya fue.

—¿Quién es una influencia para Mar Machado?

—Con el tiempo, me he acercado paulatinamente en la medida de mis transformaciones, a los lugares y personas en las que me encuentro. El arte trasgresor de las personas con orientaciones sexuales y expresiones de género fuera de la norma heterosexual y binaria, siempre me convoca. Tengo muches amigues a los que admiro y que me han acompañado en las exploraciones artísticas que he hecho.

-¿Cómo se siente Mar Machado en 2021?

-Observando todo lo que he aprendido y determinando qué me sirve y qué no para continuar por el camino que he decidido transitar.

Top 5 de Caracas

  1. El Waraira.
  2. El chocolate Cimarrón de Café Venezuela.
  3. Mi casa en La Pastora.
  4. El helado chocolate brownie de la Poma.
  5. Que queda a treinta minutos de La Guaira.

ÉPALE 347