Más de una década de intercambio

El trueque como desprendimiento de lo que ya no usas, por lo que necesitas

Por María Alejandra Martín • @maylaroja / Fotografía Alexis Deniz • @denizfotografia

El trueque surge como el intercambio ancestral de bienes o servicios entre dos o más personas sin necesidad de que exista dinero de por medio. Es bien conocido que esta primera forma de transacción fue utilizada entre poblaciones y comunidades en los orígenes de la humanidad, y en tu Caracas existen muchos grupos que se reúnen apostando a este tipo de iniciativas en donde te desprendes de lo que no utilizas para darle paso a la alegría de adquirir algo que por el contrario, sí te hace falta.

En Caracas por más de una década, los domingos fueron los días en los que de manera casi religiosa la comunidad de “La hora del trueque” tomaba el espacio público planteando una actividad cultural, de relajación, y de compartir para pasar la tarde y sin perder como objetivo el parche o paño, la sabanita, mantel o tela sobre la cual colocaras tus cositas para intercambiar.

Una tarde diferente para intercambiar

Inicios de los intercambios

La cosa comenzó a finales del 2012. Skailer Blanco asistió a unos primeros encuentros de trueques en espacios abiertos del Núcleo Nuevo Circo y posteriormente por más de un año las truequeras se reunieron en una mesa larguísima de madera como la de la imagen de la última cena que se les cedía para su uso y permanencia el antiguo bar llamado Cascabelero. Casi todas las integrantes del trueque eran de Bellas Artes,  la zona cultural de Caracas, uno de los sitios más transitados por el público:  la plaza Los Museos donde afrontaron travesías por la autogestión para la promoción de actividades culturales y en las relaciones de convivencia de los y las usuarias del sector.

En ese año la comunidad se multiplicó con gente que vino de otras parroquias, lo que generó en los bellasarteros mucha preocupación por el aumento de fenómenos de violencia, delincuencia, y superpoblación para el mal ocio. Es así como, en primeros eventos, un grupo de mujeres organizadas y movilizadas por Skailer se unieron en un primer mercado de intercambio en una actividad cultural organizada por la comunidad de la plaza  llamada “Toma multicultural de la plaza Los Museos”.

Dale un segundo uso, a eso que guardas

El trueque en toda Caracas

En más de diez años “La hora del trueque” ha participado como una comunidad que transita varios espacios de la ciudad y hace que esta se vinculen con iniciativas se vean al margen de una sociedad que las crítica, como mercados de los corotos o incluso se nos ha acusado de promover la buhonería (solo porque nos colocamos con una sábana en el suelo al estilo picnic), restándole importancia al valor fundamental que representa para una persona desprenderse de cosas que ya no utiliza por otras que sí cumplan un fin útil y promoviendo el ambiente de la autogestión y el desprendimiento material.

“La hora del trueque” después de haber sido desplazada de espacios públicos a logrado establecerce ininterrumpidamente en la plaza de la UNEARTE, la plaza del Metro en Caño Amarillo, el parque Los Caobos a la altura de la escultura del Elefante Dorado, en el Eje del Buen Vivir y en la plaza de los Museos. Para muchos el trueque  ha representado una solución para conseguir ropa, alimentos, utensilios, libros o todo bien o servicio.

Los espacios para truequear se han ido diversificando por algunos años; también existieron comunidades de trueques en Plaza Venezuela o iniciativas de movimientos más pequeños.

A pesar que la comunidad de “La hora del trueque” está compuesta en su mayoría por mujeres, por años han luchado contra este estereotipo y motivado a tener más participación de parte del público masculino, ya que también para ellos se consiguen cosas y se ven beneficiados. Es un lugar para conseguir lo que necesitas tú y tus familiares sin importar la edad.

Oportunidad de conseguir lo que necesitas

La hora del trueque

Skailer Blanco es una joven caraqueña que organiza junto a otras y otros compañeros la actividad, para ella: “Es una alternativa para conseguir cosas que necesitamos, saberes o servicios, en el marco de la situación país, un espacio para adquirir, ropa, útiles escolares, comida y medicinas. Nuestra comunidad se beneficia mucho del intercambio y se siente repotenciada cuando asiste a alguno de nuestros trueques y logran irse con algún objeto que les es útil”.

El intercambio es también emocional, una herramienta alternativa para conocer gente, en un ambiente de aceptación

_

También destaca que como comunidad, “somos una ‘ventana’ donde la gente llega y se conoce, donde puedes encontrar cosas que buscas, donde se pueden intercambiar saberes. Hemos realizado talleres de orfebrería y promoción de los conocimientos de varias compañeras y para muchos es un espacio de desconexión y una tarde para liberar el estrés, al truequear con alguien puedes saber mucho de su intimidad y de sus necesidades, el intercambio es también emocional, una herramienta alternativa para conocer gente, en un ambiente de aceptación en donde todos nos motivamos”.

También habla de las dificultades que como comunidad presentan en la actualidad: “El trueque está ganando espacios, la convocatoria es cada vez más masiva, creemos que debemos buscar un sitio más grande y que estas iniciativas deben realizarse en toda Caracas, en otros estados o comunidades. Para generar un trueque solo se necesita tiempo y disposición. Ser honestos sobre lo que consumimos y cómo podemos a veces gastar de más o conservar cosas que no necesitamos.”

Organizadoras del trueque en bellas artes

Algunos trueques épicos

“En el trueque han sucedido intercambios de comida, gente que ha intercambiado mercados de frutas, hortalizas o bienes no perecederos por ropa en buen estado, también ha habido intercambios por electrodomésticos”.

“El año pasado truequé dos lentes de sol por una mesa plástica nueva”.

Han sucedido intercambios de comida, mercados de frutas, hortalizas, bienes no perecederos, por ropa en buen estado

_

“Un vestido rojo muy lindo, busqué uno igual por años y lo conseguí y di a cambio un vestido naranja”.

“Un par de botas de cuero que nadie quería porque pocas mujeres calzan 40, esas botas me duraron cinco años”.

“Todos los años consigo mi look cumpleañero en una actividad del trueque”.

Recomendaciones para quien desea truequear

-Organiza o reorganiza con sinceridad tu espacio (closet, maletero) y haciendo un ejercicio de desapego, divide en dos lotes: cosas que utilizas y que son indispensables para ti y cosas que no usas y están en buen estado. Una vez tengas las cosas que no usas puedes clasificar en cosas que puedas vender, cosas que sirvan (estén limpias, en buen estado) para intercambiar, y las que consideres que puedes regalar.

-Prepara tu bolso e incluye una tela que te guste para mostrar tus artículos.

-Asiste a la actividad y comienza a ver qué ofrecen las otras personas.

-Si estás interesada en algo de alguien, coméntale para que se acerque a tu paño.

-El trueque no es obligatorio, debe existir un consenso entre ambas partes.

Comunidad de Bellas Artes organizada desde hace una década

Dinámica truequera

En las actividades de trueque siempre existe una bolsa de regalo, allí puedes donar aquello que no está en tan buen estado para ser truequeado pero que aún le queda vida útil, dando algo para la bolsa del regalo puedes tomar algo de la bolsa. Al final de la actividad de lo que nadie ha tomado se reparte a personas que quizás si le encuentren utilidad.

Finalmente comentarles que he participado del trueque por más de diez años, gracias a él pude bandear muchas situaciones en donde no tenía ingresos para conseguir ropa para mí o mis familiares, en él incluso alguna vez conseguí alimentos, dicha tarde además es un espacio para disfrutar al aire libre, practicar algún deporte como la fuchi o el frisbee, merendar  o conversar.  La invitación es  que asistas un viernes a alguna de las actividades que “La hora del trueque” tiene para ti, un espacio para compartir y regresar a casa alegre con cosas útiles y menos peroles.

Para mayor información busca por Facebook: La hora del trueque.

Espacio de encuentro al aire libre

ÉPALE 457