Mayo: Mano Mineral

                                     Por María Alejandra Martín@maylaroja                                                  Fotografías Maxwell Briceño@maxwellb_photoss

“¿Es que usted no se ha paseado por un campo petrolero?/ ¿Usted no ve que se llevan / Lo que es de nuestra tierra?/ Y solo nos van dejando miseria y sudor de obrero”. Alí Primera

Pienso en la historia contemporánea venezolana y de una vez, entre los primeros simbolismos que imagino está una torre petrolera. Mano mineral, es un regalo realizado por el venezolano Paúl del Río para la oficina de la OPEP en Viena; en Venezuela existe una réplica en PDVSA La Campiña, que fue inaugurada en 2003. Forjada en cobre, la mano sostiene la torre petrolera y a mi mente vienen retazos del pasado del país, este suelo cambió su forma de ser suelo, la bonanza petrolera transformó a la Venezuela agraria, y dicho oro negro trastocó profundamente la forma de vivir la venezolanidad.

Hoy en día orgullosos decimos ser una potencia en riquezas metálicas y aunque lo somos, es imposible no vivenciar la realidad oscura como el humo, de la difícil transición que significó para nuestro país ser los del boom minero del Caribe. Todo proceso de explotación de la tierra ha traído consigo conflictos, de orden económico, internacional, en los pueblos desplazados que sufren el apogeo del oro negro. La mano mineral es un monumento a la paz que busca enaltecer la riqueza de un pueblo que evidencia la rudeza de la modernidad y avanza hacia una vida distinta.

CALENDARIO ÉPALE CCS 2022