Merienda de Negras

Por Mónica Mancera-Pérez • @mujer_tambor / Ilustración Jade Macedo • @jadegeas

Día a día estamos en permanente construcción, deconstrucción, moldeándonos. Nos damos significados, a la vez que otros nos dan significados que se van resignificando, en la medida que volvemos a ellos.

Así sucede con la expresión “merienda de negros”. Los colonizadores, me cuenta la profesora y amiga Beatriz Aiffil, fue una expresión que comenzaron a usar para referirse al desorden, que surge a raíz del día libre que le daban a las negras y los negros esclavizados. Los amos de las y los esclavizados escuchaban desde sus casas el jolgorio que signaba como algo peyorativo.

El llamado desorden, la confusión, no es más que la mirada del amo para denotar el festejo como receso ante el exceso de trabajo y látigo que conocemos, pasaba en la colonia.

Esta celebración generaba un espacio para compartir la dulcería, gastronomía, saberes que se intercambiaban entre abrazos, risas, entre el repicar del tambor, el canto y la danza.

Y así pasaron los siglos, entre encuentros y encuentros hasta llegar a la Caracas del 2014. A partir de este año Flor “Poy” Márquez y Beatriz Aiffil, ambas mujeres maestras, cultoras de la cultura afrodescendiente y afrovenezolana dieron respuesta desde la “Merienda de Negros” a la expresión: “Fandango de Locos”, que realizó un reconocido escritor venezolano para minimizar la despedida que Venezuela le dio al Comandante Hugo Chávez tras su partida terrenal. La “Merienda de Negros” se celebra desde la visión afro, desde la mirada del otrora oprimido y oprimida que se expresaban libremente en el fandango, en el quilombo, en el cumbe; los sabores, el comadrazgo, el compadrazgo, el amor, el sexo, la cadencia de nuestro legado afro que está en nuestra piel, en nuestra cotidianidad.

Desde hace ocho años se hace visible un espacio en la Caracas AfroUrbe para para dar cuenta de: ¿quiénes somos? “Descendientes de africanas y africanos, somos negras y negros. Ver la merienda de negros con ojos descolonizadores, porque sentimos y transmitimos de generación en generación quienes somos”: vida y amor.

De allí que, este viernes dos de septiembre, de diez de la mañana a cinco de la tarde, te esperamos en el Eje del Buen Vivir, en Bellas Artes para deleitarnos en una Merienda de Negras, Expoferia de saberes y sabores, de la mano de Trenzas Insurgentes, Cumbe de mujeres afrovenezolana y el movimiento social afrovenezolano en el que las mujeres tambores decimos presente.

ÉPALE CCS N°476

Previous article

¿Fulanas?

Next article

La ciudad imaginada