Miguel Salvatierra: la ópera y el cambio sensible

Cantante de ópera que emerge del núcleo de coros y orquestas. “música, para cambiar la realidad”

Por María Alejandra Martín • @maylaroja / Fotografía archivo

Italia parió a la ópera como una bellísima expresión artística del hombre, las grandes obras dramáticas llevadas a la musicalización han deleitado por siglos al mundo. En cada país la ópera captó asiduos y las voces del canto lírico se sumaron en diferente color, encarnando un movimiento de lo que en un primer momento fue de elitistas literatos que comenzaron a escribir guiones dramáticos.

Hoy en día la ópera es una expresión que aún goza de público y grandes exponentes. En Caracas, conoceremos la labor de Miguel Salvatierra, un joven cantante de ópera.

– Breve descripción del entrevistado

–Mi nombre es Miguel Salvatierra, tengo 21 años. Soy músico y productor musical, provengo de San José de los Altos, estado Miranda, canto ópera y también disfruto de otros tipos de artes como la actuación, el doblaje y voces de marca.

–¿Cómo inició tu interés por la ópera?

—Empezó a muy temprana edad, entre los tres y cuatro años, disfrutando y atraído por grupos como Era, que son cantos gregorianos medio pop y la voz de Andrea Bocelli.

—Háblanos de tu formación académica.

—A los 4 años inicié en el núcleo de orquestas y coros de Carrizal, luego de varios conciertos y la disolución del coro de Carrizal, me acogió la maestra Samia Ibrahim de Carreño y el maestro Gregory Carreño en el núcleo de orquestas y coros de Los Teques; ahí tuvimos múltiples talleres con maestros de renombre como Gerald Wirth, Josep Vila, Margot Pérez Reyna, Gustavo Dudamel, José Antonio Abreu, entre otros.

Al cambiar de voz dulce a voz oscura, ingresé al coro juvenil metropolitano. En paralelo al coro fui trabajando como solista con maestros como Pedro Liendo. También cursé Master Class con Idwer Álvarez, Maximiliano Bullo y actualmente estoy en el coro del Teatro Teresa Carreño nutriendo el conocimiento cada día más y aprovechando a estos veteranos de la ópera y el canto lírico en Venezuela.

—¿Cuáles serían tus influencias?

—Dentro de mis influencias se encuentran: Jonas Kaufmann, Dietrich Fischer-Dieskau, Disclosure, Alfredo Sadel, y Mayra Martí.

—¿Qué habilidades debe reunir un cantante de ópera?

—Antes que nada disciplina, desarrollar y ejercitar la respiración laringe diafragmal, no pesar la voz (menos es más) y lo más importante, aprender a escuchar.

—Háblanos de tus participaciones artísticas.

—Desde pequeño estuve en múltiples festivales de Fesnojiv organizados por Bancaribe, Dudamel por la paz; en óperas como Tosca de Giacomo Puccini, La bohème de Gianni Schicchi, Carmen de George Bizet; en la zarzuela Los gavilanes; gala inaugural de Ópera Teresa Carreño. Obras como Carmina Burana, sinfónicos corales, múltiples conciertos con música de compositores universales como Britten, Bach, Mendelssohn, música popular venezolana y del mundo. También varios conciertos con nuestro proyecto WSK en el cual mezclamos música clásica con música urbana en obras propias.

—¿En qué te encuentras trabajando actualmente?

—Actualmente trabajo en el coro del Teatro Teresa Carreño y simultáneamente hago composiciones digitales en WSK STUDIO tanto orquestales como house music, hip hop y mi propia mezcla entre house (con sus subgéneros) y canto lírico.

—Nombra tus piezas favoritas.

—Elevación interpretada por Mayra Martí, E lucevan le stelle interpretada por Jonas Kaufmann, In the calm, de mi producción Salvatierra the producer (el productor).

—¿Qué significa para ti cantar ópera en Venezuela?

—Un principio para la evolución de la conciencia.

—¿Con qué géneros musicales te identificas como cantante de ópera?

—Cualquiera que disfrute y me haga cambiar la perspectiva de la realidad.

—¿Crees que existen desafíos en el ejercicio de tu disciplina?

—Por supuesto, cada concierto es trascendental tanto para la conciencia como espiritualmente, el arte está entrelazado con todo y al ser algo que siempre evoluciona también debes cambiar tú.

—¿Dónde pudiera asistir un interesado o interesada en estudiar o escuchar ópera?

–En cualquier parte del país hay núcleos de sistema de orquestas y coros, actualmente podría ir al Teresa Carreño o a la sede en Colegios de Ingenieros.

—Relátanos una anécdota en tu carrera.

—Una anécdota importante y que cambió mi perspectiva del mundo, fue cuando estaba componiendo In the calm. Cerca de donde vivo hay un sitio para comprar verduras donde la gente es muy linda y humilde. Un día llego en la tarde a comprar como de costumbre y veo lo sublime del paisaje, hermoso, gigante y perfecto. En eso empiezo a escucharlos hablar y echar broma y me doy cuenta que al mismo tiempo están los grillos, las ranitas, todo lo que estaba en la naturaleza y me percaté que el arte está en todo y el dialecto de por sí es música, la manera en que te relacionas, expresas, siempre va a tener una repercusión universal, todo es vibracional, las ondas de la música están en todo y todo está en la música.

—¿Qué siente por el arte Miguel Salvatierra?

—El arte siempre ha sido una fuerza para controlar o cambiar el pensamiento a través de la sensibilidad, si se hace música para la introspección con mensajes de amor y valores positivos, tendremos lo mismo para la sociedad.

Por esa razón es que hago la mezcla de ritmos triviales y canto lírico. ¿Qué pasaría si mezclamos la música que está en tendencia, lo que es más fácil de digerir con música que realmente te haga pensar y sanar tu espíritu?

ÉPALE CCS N°473