Minimanual para pronunciarse

Por Nathali Gómez  • @laespergesia • Ilustración Justo Blanco 

El pronunciamiento, ese acto que creíamos exclusivo de los políticos y personajes destacados, ahora forma parte de la cotidianidad de quienes necesitan“sentar posición”sobre un tema en las redes. A estas alturas, lo único preocupante es saber si esos mensajes llegan a su destino.

1. Pasa algo y es más fuerte pronunciarse que saber realmente qué ocurrió.

2. No pronunciarse, para el estado más crítico de ese padecimiento, da una especie de síndrome de abstinencia.

3. Si usted se pronuncia y no pasa nada. Es eso, básicamente.

4. ¿Los pronunciamientos ayudan a los afectados? Una pregunta buena antes de tuitear.

5. ¿Los pronunciamientos son su desahogo ante tanta injusticia y desfachatez? Eso es otra cosa.

6. ¿Alguna vez no se pronunció y no pasó nada?

7. ¿Se imagina dando su discurso ante un nutrido grupo?

8. ¿Se ha equivocado al pronunciarse aceleradamente y ha tenido que guardar un incómodo silencio posterior?

9. Si se siente vocero de algún ente abstracto, hay un problema.

10. Vamos a pronunciarnos en contra de este Minimanual.

ÉPALE CCS N°476