Noviembre: Felipe full color

                                                 Por Marlon Zambrano@marlonzambrano                                                  Fotografías Mairelys González@mairelyscg27

Felipe García es el niño que no asistía a clases tras enamorarse, que atrapaba mariposas para darles besos y dejarlas volar a su antojo, coleccionaba caballitos imaginarios, dibujaba flores con sus creyones de cera y los regaba con aserrín, el que cabalgó sobre los ríos de arcoíris que minaban sus sueños y el que cada día se sorprende con la gama de pasteles estrepitosos que extiende el sol sobre el Waraira Repano.

Él es el autor de muchos de los murales que adornan cual gemas silvestres la ciudad, gotitas de rocío que van tejiendo una alambrada de alegría sobre las fachadas grises que el hormigón se empeña en imponer. Es un rebelde que delira en colores y con la misma inspiración se fue a Chacaíto a desplegar su brocha sobre la pared entumecida de Fundacomunal hasta impedirle ser un triste homenaje al vacío y convertirla, verbigracia, en estallido tropical.

Un homenaje al poder comunal que se enriquece con los rostros de la diversidad, episodios de esperanza y lucha del pueblo venezolano, renuente a caer vencido por el desconsuelo que alardea con su tono gris de herida abierta.

Gracias a Felipe García el cielo desbordado, las aguas turbulentas y el sol y la luna bailando joropo, nos tropiezan en cada esquina.

CALENDARIO ÉPALE CCS 2022

Next article

Editorial