Ricardo León: Venezuela ha sido uno de los que ha enfrentado mejor la pandemia

Este médico y promotor cultural afirma que nuestro país ha dado la batalla limpiamente, manejando con mucho éxito el contexto del coronavirus

                              Por María Eugenia Acero Colomine@andesenfrungen                                     Fotografía Kirlam Medina@kirlamm

Ricardo León es un militante de la cultura que ha sonado fuertemente gracias a su trabajo dedicado para promover espacios de creación. En Portuguesa creó un taller donde se hace cultura luego de rescatar un espacio abandonado. El bajista de la banda ‘Puño Alzao’ y miembro del Frente Nacional de Bandas Rebeldes, sin embargo, no solo se destaca por su labor creativa. Detrás de esa imagen de roquero hay un médico internista comprometido con la salud de su país, que ha estado dando la batalla sin bajar en brazo en estos tiempos tan desafiantes. Conozcamos un poco más sobre la trayectoria de este prolífico profesional.

—¿Puedes contarnos sobre tu trayectoria como médico? Qué estás haciendo actualmente?

—Soy médico especialista en medicina interna, investigador del Observatorio Salud Medio Ambiente e Impacto Social de Venezuela. A las dos líneas de investigación que me dedico son el área vascular y metabólica, así como normas y reglamentos técnicos en salud. Actualmente soy maestrante en salud colectiva, mención economía política en salud. Soy médico, en ejercicio, del SENCAMER

—¿Cuál ha sido tu aporte actual en el contexto de la pandemia?

—Nuestro aporte ha sido clínico y teórico. Veo todos los días pacientes con síntomas sugestivos de Covid-19. Hasta el momento he visto y tratado a más de dos mil pacientes, afortunadamente todos se han recuperado. Además de que dirijo un programa de Radio Llamado ‘Oído Clínico’, donde damos aportes sobre el tema, escribo una columna semanal para La Radio del Sur donde damos nuestra opinión en temas de salud relacionados con la Covid-19.

—¿Cómo ves el desempeño del sistema de salud venezolano con la pandemia? ¿Cuáles son los aciertos? ¿Qué falta?

—Venezuela ha sido, a pesar del bloqueo y las sanciones, uno de los países que mejor ha enfrentado la pandemia. Si de algo debemos estar seguros es que los niveles de organización que tiene nuestro pueblo y el sistema de salud han sido la clave para ser de los pocos países que tienen más del 90% de los pacientes recuperados y una tasa menor al 1% de fallecidos. Eso deja mucho que decir, lo que nos falta realmente es que nos liberen los recursos secuestrados para poder hacer aún más robusta nuestra forma de ofrecer los cuidados a los pacientes Covid-19.

—Cuéntanos de tu vida como metalero

—Este año estoy cumpliendo 21 años que me subí a la primera tarima como bajista de una banda de hard rock. Actualmente tengo 11 años con mi proyecto musical ‘Puño Alzao’ en el que hemos aprovechado la pandemia para componer canciones y arreglar otras que estaban en proceso. Seguimos haciendo lo que nos gusta: ‘Metal Llanero’.

—¿Cómo ves la movida metalera en Venezuela? ¿Qué proyectos culturales destacas?

—La movida está afectada por dos elementos claves, el bloqueo y la pandemia, esto nos ha golpeado muchísimo. La escena metalera de Venezuela no es distinta a la de otros países y depende de sitios donde hacer conciertos para mantenerse vigente. Esperamos superar esta pandemia para volver con fuerza. Actualmente militamos con la Fundación ‘Corazón Rockero’, que más allá de ser creada para dar vida a la escena roquera del país, buscamos dar un aporte social y humano a la vida de quienes entregan todo por el rock and roll.

—¿Combinas tu vocación médica con tu pasión por el rock y el metal?

—Totalmente, creo que no hay antagonismos en ello. Creo que el rock y la vida de un metalero es tan seria como la medicina. Ambas son una profesión y un estilo de asumir la vida, lejos de los estereotipos impuestos por el sistema.

—¿Cómo ha sido tu experiencia con los pacientes de tercera edad?

—Los pacientes de la tercera edad son porcentualmente los que más acuden a mi consulta. Los médicos internistas estamos llamados a tener una visión integral de la salud/enfermedad que nos permite dar muy buenas recomendaciones y podemos ayudar a elevar la calidad de vida de este grupo de pacientes, en especial les guardo mucho aprecio a mis pacientes de la edad avanzada.

—¿Qué milagros has presenciado en pandemia?

—Entendiendo que el concepto de milagro está bien arraigado en el acervo cultural de nuestro pueblo, creo que el más grande de los milagros, a pesar de haber visto tantos pacientes Covid-19, es aún no haberme contagiado. Pero en lo colectivo el más notable de ellos es que seamos de los países con mejores resultados a pesar de la falta de recursos y la crisis que nos ha impuesto el sistema. Otro gran “milagro” es el Carvativir, medicamento diseñado por investigadores venezolanos con alto nivel de evidencia que da esperanzas de ubicarnos en la vanguardia de la medicina del mundo.

—Cuéntanos de tu experiencia con el Centro Cultural Alí Primera en Acarigua

—El centro cultural Alí Primera es un proyecto base, fundamental de nuestro colectivo, que aún vive, hace vigente cada día más al pensamiento militante Alí Primerista. Funciona frente a la plaza Bolívar de Acarigua con talleres permanentes de cuatro, guitarra, batería, serigrafía, el laboratorio sonoro El Silbón y la Radio Culturalmente Joven Radio Alzao. De allí vengo, al calor de ese horno cultural forjamos nuestra visión de mundo.

—Háblanos de tu proyecto ‘Puño Alzao’

—El proyecto ‘Puño Alzao’ nació como un colectivo cultural que ha dado vida a varios proyectos como la banda ‘Puño Alzao’ y el Centro Cultural Alí Primera donde confluyen junto a otras organizaciones proyectos culturales permanentes. Entre los más destacados Lenin Café Cultural, Radio Alzao y el Laboratorio Sonoro El Silbón. En esto tenemos 11 años sin interrupciones.

—¿Qué mensaje deseas darle a la comunidad de Épale Ccs?

—¡Épale! Tremendo proyecto, les deseo y auguro muchísimos años más de vida, gracias por siempre, proyectar la vida cultural de una Venezuela que está en resistencia cultural colonial y antisistema. Son parte de la reserva moral y cultural que conservan nuestros pueblos. ¡Sigan adelante hermanos!

ÉPALE 410