Salto atrás en Asunción

Por Gerardo Blanco • @gerardoblanco65 | Ilustración Justo Blanco

Los resultados de los Juegos Suramericanos de Asunción, Paraguay, representan otro llamado de atención para el deporte venezolano. El declive que se ha vivido en los últimos años en todas las competencias regionales, esto es: Juegos Bolivarianos, Suramericanos, Centroamericanos y Panamericanos obliga a una revisión profunda de las causas de esta significativa reducción del número de medallas alcanzadas por nuestras delegaciones.

En el caso específico de los Juegos Suramericanos, la cosecha de medallas doradas en esta edición de Asunción es la cuarta más reducida en la historia de Venezuela en estas competencias, después de las citas de Santiago 1986 (1 P), Rosario 1982 (8 O, 3 P, 13 B) y Lima 1990 (27 O, 22 P, 15 B).

Por primera vez, desde los Juegos de Valencia 1994, en los que nuestro país sirvió de anfitrión y ocupó el segundo puesto al ganar 76 O, 65 P y 65 B (206), Venezuela cayó de los cuatro primeros lugares de la clasificación.

Con las 31 doradas, 47 platas y 57 de bronce (131) nuestra representación en tierras guaraníes quedó lejos de los 43 metales obtenidos en la edición precedente de Cochabamba 2018, cuando se ubicó en el tercer peldaño (43 O, 59 P y 55 B) por debajo de Colombia (94 O, 74 P y 71 B) y Brasil (43 O, 59 P y 55 B).

Los magníficos resultados en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio 2020, con la descomunal actuación de Yulimar Rojas, conquistando la primera dorada en la historia para una atleta venezolana con récord mundial incluido de 15,67 metros; más las platas que sumaron Daniel Dhers en BMX Libre y los pesistas Keydomar Vallenilla y Julio Mayora, sirvieron para morigerar el descenso pronunciado en las citas multideportivas regionales.

¿Qué ha ocurrido con el deporte nacional y cuáles son los factores que han derivado en este marcado retroceso en el medallero, superado ampliamente por Brasil y Colombia, y relegado al quinto puesto por Argentina y Chile? Hay múltiples factores que pueden explicar este decaimiento. Uno de ellos, claro está, es la guerra económica que ha tenido que librar el gobierno del presidente Nicolás Maduro, producto del bloqueo y la merma significativa de la explotación petrolera, que ha impactado a todos los sectores, incluyendo al deporte de alto rendimiento.

Los atletas han hecho su mejor esfuerzo en Asunción. Nadie puede responsabilizarlos del declive en el medallero. La cruda verdad es que las medallas doradas se consiguen con planificación e inversión en todas las áreas del deporte. Y si los recursos disponibles no sirven para planificar que Robeilys Peinado viaje con sus garrochas, entonces hay que revisar la actual gestión deportiva con lupa.

ÉPALE CCS N° 482