Salto atrás en los Boliviarianos

Por Gerardo Blanco • @GerardoBlanco65 / Ilustración Justo Blanco

El notable retroceso en el medallero que sufrió Venezuela en los recién culminados Juegos Bolivarianos Valledupar, en los que mantuvo el segundo puesto detrás de Colombia, pero con 61 preseas doradas, 31 menos que las logradas en la edición de Santa Marta 2017, y 100 por debajo de las obtenidas en Trujillo 2013, obliga a un análisis detenido de esta merma.

Una de las razones tiene que ver con la reducción del presupuesto de la nación que sufrió un impacto brutal, debido a que los ingresos petroleros llegaron a ser de cero dólares, en virtud del bloqueo y la guerra económica contra nuestro país, denunciada una y otra vez por el Gobierno nacional y vivida en carne propia por millones de venezolanos.

Desde 2015, la prioridad ha sido los atletas con proyección de clasificar a los Olímpicos y obtener preseas como fueron los casos de Yulimar Rojas, plata en Río y oro en Tokio; Yoel Finol, plata en boxeo, y Stefany Hernández, bronce en BMX en Río; los pesistas Julio Mayora, Keydomar Vallenilla, ambos plateados en Tokio, al igual que Daniel Dhers en ciclismo estilo libre.

Pero a estas circunstancias atribuibles a los factores económicos hay que agregar las fallas imputables al proyecto de los Juegos Bolivarianos que estuvo a cargo y ejecutó la presidenta del Instituto Nacional del Deporte (IND), la doctora Ninoska Clocier conjuntamente con el jefe de Misión del Comité Olímpico Venezolano, el profesor Efraín Velásquez, presidente de la Federación Venezolana de Dominó.

La enorme diferencia en el medallero entre el primer lugar obtenido por Colombia, que se coronó por terceros Juegos Bolivarianos consecutivos con 171 oros, 104 platas y 79 bronces para 354 en total, muy superior a las 61O, 69P y 55B (208) de Venezuela, tuvo que ver con la gran inversión que ha realizado el país vecino que se reflejó en la preparación previa de sus atletas. Buena parte de la delegación colombiana venía de competir en eventos internacionales, mientras que con notables excepciones la mayoría de los atletas venezolanos carecía de experiencia y acudía por primera vez a los Bolivarianos.

No es de extrañar, en consecuencia, que los mejores resultados para el país lo obtuvieran los atletas de natación, con los hermanos Alfonso y Alberto Mestre, ganadores de 7 y 4 doradas respectivamente, y María Yegres (4 oros) a la cabeza, quienes tenían kilómetros de preparación y competencias fuera del país. Si a ello se agrega que el apoyo para organizar competencias nacionales ha sido insuficiente, no se puede esperar que los atletas hagan milagros.

ÉPALE 469