Septiembre: Armas fundidas por la paz

                                                 Por María Alejandra Martín@maylaroja                                                   Fotografías Vladimir Méndez@vladimirmendez6

No hay un referente más oportuno para diseñar una escultura a favor del desarme que este de la arquitecta María Centeno, ubicado en Caracas en la plaza La Candelaria.

Un tejido de hierro barnizado en blanco enuncia un ave en vuelo con su corazón expuesto, y ahondando en su historia dicha escultura está fabricada con 800 piezas que un día fueron pistolas y revólveres recuperados en operaciones nacionales por el desarme. Un monumento de seis metros de altura con la función de generar conciencia en niños, niñas y adolescentes acerca del daño y peligro que conlleva manipular armas de fuego.

En contraste con Caracas llena de falos decorativos que realzan las victorias por guerras en cada plaza, este monumento destaca de forma muy interesante desde su fase de diseño hasta el ensamblaje en donde participaron muchos jóvenes del INCES, dirigidos por su creadora.

En dicho sentido es muy hermoso que este monumento que hoy se haya replicado en varios estados del país, sea un recordatorio amoroso de que la paz es necesaria para la buena vida, y de que el trabajo de las mujeres artistas como María Centeno es hermoso, revitalizante, estremecedor y pertinente.

CALENDARIO ÉPALE CCS 2022