Setenta años de la primera hazaña olímpica

Por Gerardo Blanco • @GerardoBlanco65 / Ilustración Justo Blanco

La primera hazaña del deporte venezolano, en la historia de los Juegos Olímpicos, cumple hoy setenta años. Asnoldo Devonish (1932-1997), un multiatleta que podía desempeñarse con igual categoría en los saltos, lanzamiento de martillo, en los 110 y 400 metros con vallas, se consagró como el primer venezolano en subir al podio en la cita de los cinco anillos entrelazados, al ganar el 23 de julio de 1952, la presea de bronce en los Juegos de Helsinki.

El deporte nacional acudió a Finlandia con una delegación de treinta y ocho atletas, y Devonish fue elegido como abanderado. Nacido en el popular barrio gaitero de ‘El Saladillo’, en Maracaibo, inició su carrera en los antiguos Juegos Petroleros organizados por la Shell, en los que en 1948 fue elegido como el atleta más sobresaliente.

Con el firme respaldo de Ladislao Lazar, legendario entrenador húngaro, artífice de la llamada generación de superdotados del atletismo nacional, Devonish fue incluido en la selección olímpica. El técnico rechazó todas las voces que se oponían a la participación del triplista, porque aseguraban que estaba lesionado. “El único que creyó en mi potencial y condiciones fue Lazar”, repetía Devonish, sobre el apoyo que recibió del entrenador magiar.

El zuliano respondió con creces. En el salto triple consiguió un vuelo de 15,24 metros para avanzar a la gran final, en la que el brasileño Adhemar da Silva se llevó el oro al romper dos veces el récord olímpico con 16,12 y 16,22 m. Devonish acarició la plata con su soberbia huella de 15,52 m en su segundo intento, pero se lesionó y no pudo realizar los otros cuatro saltos. El soviético Leonid Shcherbakov relegó al zuliano al tercer lugar al conseguir un registro de 15,98 en su cuarta oportunidad. El bronce de Devonish fue la primera hazaña del olimpismo nacional y la única del atletismo criollo en los Juegos de los cinco anillos, hasta que Yulimar Rojas obtuvo plata en Río 2016 y se consagró con el oro en Tokio 2020, al establecer récord mundial con 15,67 m.

Devonish no volvió más a los Juegos Olímpicos. Consiguió la marca para competir en Melbourne 1952, pero súbitamente abandonó la concentración en el Instituto Nacional de Deporte y no se apareció para el viaje a Australia. Fue suspendido de por vida del atletismo, pero en 1962, el entonces presidente de la Federación Venezolana de Atletismo, Eduardo Alfonzo, levantó la sanción. Reapareció en 1962, ganando oro en los Juegos Suramericanos de Colombia con el mejor salto triple de su carrera (15,84 m), y en 1963 se despidió en los Juegos Panamericanos de Sao Paulo.

ÉPALE 471