Solo las familias tradicionales son familia

Por María Alejandra Martín@maylaroja / Ilustración Erasmo Sánchez

Existe la creencia en la cultura venezolana de que las familias tradicionales o biparentales (papá, mamá e hijos) están presentes en cada hogar y es más un conjunto idealista de lo que creemos y esto tiene mucho de mito.

En realidad escondemos la diversidad; la familia así como la idealizamos es una forma poco frecuente en los hogares venezolanos. Partiendo nada más de la crianza colectiva, ¿cuántos de nosotras y nosotros no nos sentimos identificados con abuelas o abuelos, tíos y tías, esos vecinos y vecinas que son familia y que impactan en tu vida de forma positiva y a quienes pides la bendición? La crianza muy poco tiene de receta con pocos ingredientes; en la formación de cualquier individuo el contacto con otros seres humanos es fundamental para aprender y modelar nuestra conducta. En Venezuela cobra cada vez más sentido hablar de familias diversas, ahora son visibles en sociedad, las dos mamás o los dos papás (familias homoparentales), o familias que aman sin distinción a sus hijos e hijas que deciden tener otra orientación sexual o identidad de género. Para los niños y niñas no es difícil entender esto, si se explica desde el amor y el respeto que debe ser la base de cualquier hogar.

Parece curioso pero la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que familia es «el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado». Y en nuestro país las parejas que no corresponden a la heteronorma viven un vacío legal aunque eso no les haya impedido ejercer maternidades y paternidades. Sin embargo, y en defensa de la diversidad, cuando el muchachito o la muchachita se enferma y es hora de tomar decisiones y hay ausencia de uno de ellos y está presente quien no concibió, cuando uno de quienes ejercen la crianza sufre un daño la realidad es que el otro no tiene manera de continuar criando legalmente, si el hijo no fue concebido por él o ella. El obstáculo es legal y está lleno de prejuicios sociales.

Según la Organización Mundial de la Salud, la familia es el conjunto de personas que conviven bajo el mismo techo, con vínculos consanguíneos o no, con un modo de existencia económico y social común, con sentimientos afectivos que los unen y aglutinan. Las familias sin hijos, las familias adoptivas, las familias monoparentales donde solo hay un padre vivo, son tan familiares como esas familias extensas y al ritmo de la historia, la familia es visiblemente una institución diversa, solo nos hace falta reconocerlo.

ÉPALE 435