Tan poquita fe

Por Humberto Márquez / Ilustración Julietnys Rodríguez

A veces pienso que mis textos pudieran parecer machistas, pero no lo son, ¡ni que quisieran! tampoco feministas, ¡aunque lo sean! y no me gusta esa palabra, pero para aclarar el entuerto, en realidad soy hembrista, soy cultor de la mujer, de la hembra bella, desde mi madre, hasta mi primer y último amor, y hasta de las feas, que la mayoría de las veces, su suerte, las bonitas, la desean! Me preocupa entonces desatar malas pasiones inusitadas, que llegan a veces hasta percepciones misóginas, pero en aras de mantener la armonía del bolero, cambio el tercio de la putería, y me voy con el bolero ‘Sin Fe’ de Bobby Capó, ‘Poquita fe’, en versión de José Feliciano, de su época rocolera.

Cuando se muere de amor por una mujer, no hay otra construcción gramatical tan perfecta que esa de con tan poquita fé… “comprende que mi amor burlado fue, ya tantas veces”… El cuento es que ‘Sin Fe’ fue escrita en Cuba por Bobby Capó a fines de los años 40, locamente enamorado de Eva Flores, una joven actriz, cantante y vedette cubana, a veces blanca, rubia, pelinegra, pero definitivamente tan bella que la llamaron ‘La Muñeca de Oro de Cuba’. Ella tenía 29 y Bobby 26, y ya era famoso como compositor, cantante, bailarín y enamoradizo. Por lo que Eva, no le hacía mucho caso, pero quién aguanta un verso tan hermoso “Yo sé que siempre dudas de mi amor/ y no te culpo/ Y sé que no has logrado hacer de mi querer/ lo que tu amor soñó…”, y allá rodó La Muñeca, por más fama de mujeriego y escándalos de faldas, Eva Flores le correspondió y vivieron un hermoso romance que dio mucho que hablar en La Habana.

Y ahora viene la diatriba del machismo y/o feminismo. Eva en su feminismo del siglo anterior, se hizo la dura pero cayó en las redes del bolero, Bobby coronó pero como suele suceder algunas veces, el macho cortó por lo sano y volvió a Nueva York.

La horrible historia, que no comparto ¡ojo!, es que ya en los años 60, coincidieron en un programa de TV en el Canal 47 de NY, Hoy Telemundo, y Bobby no la reconoció, y Eva rompió en llanto y pareció que para él solo fue un romance más.

ÉPALE 408

Previous article

Falsaria

Next article

Amor gitano