Te busco

Por Humberto Márquez / Ilustración Erasmo Sánchez

Una de las canciones más conocidas de Víctor Víctor es Te busco, inmortalizada por Celia Cruz, quien le había pedido una canción para un disco de boleros que estaba preparando, –el  LP Azúcar Negra, entre el 92-93 fecha en que grababa, para ser precisos–,  y Víctor recordó un tema que tenía guardado desde hace un tiempo.

Como lo hemos dicho muchas veces, los boleros no siempre dicen lo que parecieran decir, y es el caso de esta bachata en tiempo de bolero, que nos revela un origen inesperado. Pero dejemos que lo diga Diego Londoño: “No hay nada en la historia de esta canción que haga referencia a una infidelidad engañosa, una pérdida por dinero, o un corazón enamorado que se escapó buscando a otro”.

Esta es una creación de uno de los referentes de la bachata en República Dominicana del músico y compositor Víctor Víctor. De hecho la canción originalmente es una bachata, lenta, cadenciosa y amorosa, pero fue Celia Cruz, la guarachera mayor, quien le dio ese toque de bolero y la hizo mundial universal, como diría Caupolicán.

En la página Historias de la salsa, encontramos: “Te busco es una bachata que Celia Cruz grabara en ritmo de bolero, es una composición de Víctor Víctor. Sobre la historia detrás de la canción comenta el mismo autor: “Te busco es una lírica que se supone dentro de la bachata, pues es una historia que le sucedió a un amigo de un amigo que perdió la esposa, a ella la secuestraron y se perdió en la India. Esta historia me impactó porque él, año tras año, desesperado por encontrar a su amor, la seguía buscando sin parar, así los años transcurrieran. Yo hice una fantasía”.

Te busco es un tema que me envió una escucha, sin saber sabiendo que no tenía nada que ver como lo dije antes, las canciones a veces tienen sus decires, aunque la realidad de su letra inspirada originalmente, lo desmienta. Te busco fue la historia de un secuestro en un país extraño, ¡que nunca se pudo resolver!… Así agradezco tanto ese envío, aunque el resultado sea, ¡ni pendiente! Jajaja.

ÉPALE 470

Previous article

Gorda para Épale

Next article

Si no eres tú