Trotar como remedio a las adicciones (II)

Por Clodovaldo Hernández • @clodoher / Ilustración Jade Macedo • @jadegeas

Me preguntas si el trote puede ayudar a combatir la adicción al alcohol, una de las más comunes en nuestra sociedad, tal vez porque se trata de un producto de venta libre y las empresas que lo fabrican destinan grandes inversiones en la publicidad y el mercadeo. Pues bien, la conclusión general es que puede ayudar, aunque claro que ponerse a correr no es garantía de arrancarse a uno mismo de las garras de un hábito tan arraigado.

En lo personal te puedo decir que durante muchos años troté tanto como bebí cerveza. Pero en 2013 decidí dejar de tomar, luego de varios exámenes médicos que me lanzaron advertencias sobre los problemas que ya sufría, sobre todo en el hígado, y que tenían toda la pinta de estar camino a agravarse. Sin embargo, no puedo ponerme como ejemplo de alguien que usó el correr como remedio contra una adicción al alcohol, pues mi caso, no había llegado a esos niveles en los que se producen síndromes de abstinencia ni nada parecido. Claro que de vez en cuando echo de menos eso de beberse una fría en la playa con los amigos, en una tasca, o en la casa viendo un partido de beisbol. Pero dejarlo no fue una experiencia traumática.

En los casos de verdadera adicción (cuando la persona no puede vivir sin el trago), la situación es mucho más complicada. Quienes han utilizado el ejercicio aeróbico como apoyo para superar el calvario de la abstinencia, suelen decir que tiene un efecto muy positivo, porque trae sensaciones de bienestar y lleva consigo el mensaje de que sí eres capaz de hacer algo tan meritorio. Por lo general, los alcohólicos en proceso de recuperación se sienten físicamente muy mal y experimentan bajas en la
autoestima.

Otro efecto positivo que tiene el trotar es que separa a la persona con problemas de alcoholismo del entorno social formado por sus compañeros de bebida. Eso puede resultar duro en los primeros momentos, porque muchas son amistades de años y con gran afecto involucrado, pero hay que entenderlo como un sacrificio para salvar la integridad física y mental, y la calidad
de vida.

ÉPALE CCS N°475