Trotar después de una operación (III)

Por Clodovaldo Hernández • @clodoher / Ilustración Jade Macedo • @PounamuArt

Como te decía en la entrega anterior, no es lo mismo el trote como parte en la recuperación de una cirugía menor, que si la operación ha sido de las más complicadas y delicadas.

Y no hace falta ser especialista para entender que entre las intervenciones que pueden derivar en dificultades mayores para retomar la actividad física, están las del corazón.

Por cierto, no tiene por qué ser una de esas operaciones de corazón abierto, que obligan a seccionar la caja torácica y demás. No. También hay que tomar precauciones adicionales, cuando el proceso se ha hecho mediante cateterismo.

Si ha habido esternotomía, es decir, una incisión central en el pecho, las mayores precauciones se refieren al movimiento de los brazos, no el de las piernas.

Si la operación ha sido una angioplastia mediante cateterismo, es muy posible que la sonda se haya insertado por la ingle (la otra opción es un brazo). Por ello, pueden quedar molestias iniciales en la pierna afectada. Los médicos recomiendan que, al menos los primeros días, solo se camine en plano (sin subir o bajar escaleras o rampas), y que la persona no levante pesos ni se siente en cuclillas.

Estos problemas en la pierna también se les pueden presentar a los pacientes que son sometidos a una revascularización coronaria. En ese caso, los médicos cortan un trozo de vena de una de las piernas para implantarla en el corazón, y crear así, una nueva ruta para la irrigación del músculo cardíaco, saltándose una que ya está muy bloqueada.

En cualquier caso, un dato fundamental, es  el resultado de la operación. Si, por ejemplo, se sustituyó con éxito una válvula con otra biológica (humana o animal), o con una pieza mecánica, es crucial saber si quedó bien y, por tanto, el corazón está funcionando mejor que antes de la cirugía. Es el tipo de información que solo pueden obtener y evaluar los médicos.

Mucha gente siente verdadero terror a ejercitarse luego de una de estas operaciones, pues, teme que algo puede fallar en el sistema cardiovascular. Pero también son muchos los que han encontrado en el deporte el aliado ideal para la recuperación.

ÉPALE 460