Un refugio para aprender a ser grandes

La memoria de una periodista combativa y de ética intachable se convirtió en la causa para compartir saberes y quereres en un espacio que honra la filosofía del buen vivir

                               Por María Eugenia Acero Colomine@andesenfrungen                                  Fotografías Mairelys González@mairelyscg27

Sobre aprender haciendo

El aprender haciendo nos lleva hacia el pensamiento de nuestro gran maestro Simón Rodríguez, quien fundamentaba una educación práctica, donde se instruyera y educara al estudiante en una educación liberadora que lo llevase a una formación técnica y que lo preparase para el campo del trabajo. John Dewey también disertó en torno al contacto directo con la actividad productiva para generar aprendizaje.

En el espíritu de generar nuevos espacios para el aprendizaje y el crecimiento, la Fundación para la Comunicación Popular CCS creó la Escuela para la Comunicación Popular Yanira Albornoz. Esta fábrica de sueños nació hace tres años, en el piso 6 de la sede de nuestra fundación. Allí, el sueño de Mercedes Chacín y la periodista Yanira Albornoz (+) empezó a crecer poco a poco gracias al apoyo de profesionales, comunicadoras y comunicadores destacados que han brindado su granito de arena en acercar al pueblo a diversas áreas del conocimiento desde un enfoque práctico.

Yanira Albornoz Ríos fue una comunicadora y psicóloga social que se destacó por no rehuirle al debate. Fue una mujer amante del conocimiento y que nunca cesó de formarse, al punto de soñar con una escuela y su partida por causa de un cáncer inspiró el nombre de la escuela que está cumpliendo tres años.

A propósito de la experiencia en la escuela, comparto lo que fue mi acercamiento a la ECPYA: Ofrecí mis conocimientos como profesora de inglés, a fin de hacer mi trabajo comunitario de grado, y así fuí teacher desde septiembre hasta diciembre de 2018. El resultado: trece estudiantes mayores de 18 años salieron bilingües en un taller intensivo gratuito.

En ocasión de estos tres años de formación continua y solidaria, quisimos conocer el testimonio de algunos de los principales protagonistas.

Mercedes Chacín ayudó a hacer realidad el sueño de Yanira

El sueño de ayudar a formar

Mercedes Chacín, presidenta de la Fundación para la Comunicación Popular CCS y fundadora de la Escuela para la Comunicación Popular Yanira Albornoz, nos habla de este proyecto educativo:

El sueño era ayudar a la preparación en la comunicación social a mucha gente. Arrancamos así, cuando se tienen ganas.

Mercedes Chacín

_

“Realmente quien me motivó a crear la escuela fue precisamente Yanira Albornoz. Nosotras ya habíamos presentado ese proyecto hace unos años. Ella estaba en Épale trabajando con nosotros cuando enfermó. Teníamos ese proyecto, y con la partida a destiempo de Yanira, la alcaldesa Érika Farías me dio la oportunidad de crear la Fundación, y lo primero que hice fue cristalizar ese sueño de Yanira, que también era un sueño mío. El sueño era sencillamente ayudar a la preparación en la comunicación social a mucha gente que tal vez se quería especializar en una cosa, o simplemente aprender desde cero alguna disciplina comunicacional. Arrancamos así, como cuando se tienen ganas, en el año 2018. Hoy la escuela tiene retos, tiene satisfacciones también, por la cantidad de gente que se ha formado allí. Hay un plantel de profesores que se ha mantenido en estos años. Estamos esperando para inaugurar la biblioteca, para equiparla más. Esperamos que eso suceda”.

Más de mil alumnos

César Alvarado es el actual director de la escuela, y agrega: “Inicialmente se empezaron a dictar los primeros cursos: diseño gráfico, Moodle para docentes, redes sociales, y alrededor de diez cursos más. Se han dictado más de veinte talleres distintos. Entre los docentes se encuentran Mercedes Chacín, Nathan Ramírez, Félix Gerardi, Armando Carías, Élida Polanco, Carlos Rada, Aldemaro Barrios, Bernardo Suárez, María Eugenia Acero, entre otros. También se han dictado talleres de teatro infantil. Desde 2018 hasta ahora hemos tenido más de mil alumnos.

Contamos con más de 120 libros en nuestra biblioteca. Estamos a la espera de donaciones para documentarnos.

Uno de los retos de la ECPYA es seguir trabajando con las comunidades organizadas.

César Alvarado

_

Con la pandemia, estamos impartiendo los talleres con un cupo limitado de unos quince estudiantes.

¿Cuáles son los retos que tiene la ECPYA? Seguir trabajando con las comunidades organizadas para que tengan herramientas para comunicarse. Por otro lado un compromiso de formar a los docentes. Existe la idea de certificar la escuela a través de universidades como la UBV y Unearte.

Mi experiencia ha sido interesante. Al principio fue difícil porque me tocó arrancar con la parte dura de la pandemia. Fue muy placentero haber participado con los periodistas de la Fundación en el proyecto del Bicentenario de la Batalla de Carabobo. Estuvimos discutiendo mucho y participando activamente en los foros e incluso en las visitas que se hicieron a Carabobo, las Brisas y La Pica. También se desarrolló un taller con la Unión Comunera, fuera de Gradillas, a cargo de Mercedes Chacín y Nathan Ramírez”.

Nathan Ramírez les brinda herramientas a los reporteritos            Foto Nathan Ramírez

Un lugar que apoya a muchos

Lisbeth Hernández es un rostro familiar para quienes hemos asistido a la Escuela. Esta joven es una madre ejemplar de tres niños y además es actriz de teatro de calle. En la ECPYA es la jefa de área desde sus inicios.

“Ha sido una hermosa experiencia al compartir con tantas personas. Los facilitadores han sido de gran ayuda y amo mi trabajo. Los estudiantes han estado muy contentos, porque es un sitio donde les hemos brindado gran apoyo para hacer sus cursos. Los precios son solidarios. Los profesores han sido maravillosos: Nathan, Félix, Ketsy, varios. Sigamos compartiendo la información de que en la ECPYA se están impartiendo cursos con los mejores profesores”.

Con torta y pasapalos celebraron el cumpleaños

Redescubrir la ciudad

Félix Gerardi es un fotógrafo prolífico y muy querido por todos. En la ECPYA se desempeña como profesor de fotografía. Nos cuenta:

Félix Gerardi nos enseña a redescubrir la ciudad

“La escuela ha sido un refugio donde se están experimentando cosas nuevas para pensar descolonizadamente. En los talleres que imparto sobre fotografía de la ciudad de Caracas, yo doy las herramientas básicas de la fotografía. Luego conocer la ciudad y su entorno como una enseñanza integral. No es nada más dar clases de fotografía. Damos técnica, historia de la fotografía en Venezuela. Es importante resaltar que la escuela tiene un entorno muy importante, porque es el centro de la ciudad. La posibilidad de tener el contacto directo con aquella historia que ahora resaltamos a través de la fotografía es importante. Es un gran privilegio estar allí, es bellísimo. Mis cursos se llaman Fotografía Integral, Caracas Ciudad Oculta, Semana Santa Caribe, La Ciudad que nos Mira. Yo les voy cambiando el nombre a mis cursos, para que mis estudiantes descubran la ciudad con la fotografía”.

La ECPYA para niños

Nathan Ramírez también imparte fotografía en la Escuela, y nos comparte:

“Tengo tres años en la ECPYA y dicto talleres de fotografía en tres módulos: fotografía básica, lenguaje fotográfico y fotografía documental. El proyecto me atrapó desde que me ofrecieron estar ahí, donde se le dé cabida a la gente que está haciendo trabajos comunitarios y que es muy accesible. Soy muy feliz. Mis talleres tienen muy buena recepción. Sobre mi taller con reporteritos comunales, aclaro que no es un plan vacacional. La idea nace de un proyecto que hizo Dayón con unos niños reporteros. Decidimos darles herramientas técnicas. Tiene el espíritu de darles herramientas para que sigan ejerciendo su labor de reporteritos gráficos. Está la gente del módulo de Nuevo Circo. Félix Gerardi y yo fuimos el jurado, y el premio fueron unos cupos aquí. Esta es la primera experiencia que tenemos tanto la escuela como yo. Manejamos nociones de física y química que yo adapté. Ellos trabajan con sus celulares porque no tienen cámaras”.

Educación liberadora

Estos tres primeros años son la base de una experiencia liberadora que de seguro se seguirá cosechando en la Escuela de Comunicación Popular Yanira Albornoz día a día con sus talleres que siguen acercando al pueblo al conocimiento con palabras de a centavito.

Yanira Albornoz fue la responsable de este sueño. Foto Nathan Ramírez

ÉPALE 427