ÉPALE330-DISTRIBUIDOR LA ARAÑA

UNA PARROQUIA DISEÑADA PARA HACER HONOR A SU NOMBRE SURGIDA PAULATINAMENTE, MERCED A ACTOS DE GOBIERNO COMO LACONSTRUCCIÓN  DEL LLAMADO PUENTE HIERRO, DE PRONTO UN DÍA, CON LA APARICIÓN DEL PETRÓLEO,  SE CONVIRTIÓ EN LA ZONA MÁS OPULENTA DE LA CIUDAD, SIN DEJAR DE APUNTAR  AL DESARROLLO DE LA INCIPIENTE CLASE MEDIA CARAQUEÑA

POR ARGIMIRO SERNA / FOTOGRAFÍAS MICHAEL MATA

En esta ciudad que amamos secretamente, aunque a veces nos agreda, algunas zonas pueden llegar a ser muy contrastantes. Pueden ser al mismo tiempo caóticas y organizadas, impertérritas y solaces, riesgosas y protectoras, magnificentes y modestas, modernas, clásicas y vanguardistas a la vez. Aunque ningún período de nuestra historia fue tan súbito y notable como el generado por la entrada casi traumática de la modernidad, en toda su potencia y en todos los sentidos, con el presidente Pérez Jiménez el cambio estructural se manifestó, claramente, en todos los pobladores de nuestra ciudad. Fue tal el impacto de la aparición del petróleo que una zona surgida de aportes claves, como los de Guzmán Blanco y su llamado Puente Hierro, un día se convirtió en la primera zona de clase alta, apertrechada con todo lo que se necesitaba para dar aire a la prometedora clase media.

Lo primero fue poder cruzar el río Guaire desde lo que para aquel entonces era el este de la ciudad, en el período ilustrado y afrancesado del primer gran urbanizador de Venezuela. Luego, Joaquín Crespo fundaría el suroeste de la ciudad en 1895,  cuya infraestructura estaba direccionada a convertirse en el espacio para la alta sociedad, lo cual no sucedería hasta el período de Cipriano Castro, quien establece para ello la zona de El Paraíso, avalándola con la construcción de la residencia más ostentosa de la época, gracias al ingente recurso del subsuelo recientemente descubierto.

Para bien y para mal, dirigir el país durante aquel maravilloso, y al mismo tiempo endemoniado, descubrimiento, le permitió al presidente andino realizar construcciones trascendentales, como el hoy llamado Cuartel de la Montaña, y también instalar su propia residencia, resguardada y distante del Casco Central: Villa Zoila, en el año de 1904.

Esquina de El Torreón, eje de espacios para la reunión y el comercio de la parroquia

Esquina de El Torreón, eje de espacios para la reunión y el comercio de la parroquia

FRANCIA AL SUR DEL GUAIRE

A la edificación de la mansión de Villa Zoila, diseñada por el arquitecto Alejandro Chataing con el mismo estilo e influencia afrancesada que inició la planificación guzmancista, le siguieron desarrollos de viviendas para la alta sociedad caraqueña, como la imponente quinta Las Acacias de la familia Boulton, el Club Venezolano Alemán, la plaza Madariaga, el Estadio Nacional y el Hipódromo de El Paraíso, este último inaugurado el 9 de febrero de 1908. Todo esto, junto a las primeras quintas prefabricadas con un método constructivo novedoso en Latinoamérica, da origen a una comunidad high and chic.

Estadio Nacional Brígido Iriarte. Uno estadio estelares del siglo XX en Caracas

Estadio Nacional Brígido Iriarte. Uno estadio estelares del siglo XX en Caracas

UNA PARROQUIA DONDE SE ELONGA LA HISTORIA

La montaña que la separa de El Cementerio le da a esta parroquia su forma alargada (desde el conocido Puente Hierro, donde alguna vez hubo un cine que algunas generaciones aún recuerdan con nostalgia) y comenzando por la mencionada Villa Zoila, resaltada por su amplio espacio así como por la muestra museística de aviación en su entrada. A los pocos metros aparece el famoso distribuidor la Araña, que conecta la autopista Francisco Fajardo con la avenida Baralt.

Una construcción que incrementó la fluidez de transporte público hacia su principal arteria vial, la avenida José Antonio Páez, en una de las vías más congestionadas de nuestra ciudad. Inmediatamente después se encuentra ese oasis para novios juveniles, abuelos dicharacheros y jóvenes deportistas: la plaza Madariaga, a partir de la cual comienza uno de los trayectos más largos y económicamente bullente de buena parte del siglo XX en Caracas.

Esquina de El Torreón, eje de espacios para la reunión y el comercio de la parroquia

Esquina de El Torreón, eje de espacios para la reunión y el comercio de la parroquia

Adelantando el recorrido, por relevancia histórica, en el otro extremo se encuentra una de las construcciones icónicas del sur de nuestra ciudad: el Monumento a Carabobo, que muy poca gente conoce por ese nombre. Probablemente por esa tendencia que tenemos muchos venezolanos de identificarnos con una fuente cultural originaria y autóctona, tanto los pobladores que hemos transitado por sus predios como los oriundos solo vemos a La India de El Paraíso, levantada por el escultor Eloy Palacios. Es de notar que su construcción estaba en los planes de urbanización de Cipriano Castro pero fue ejecutada por el Benemérito Juan Vicente Gómez en el año posterior a su conocido y silencioso golpe de Estado.

Monumento a Carabobo o, como lo conocemos todos los venezolanos, redoma de La India. Extremo suroeste

Monumento a Carabobo o, como lo conocemos todos los venezolanos, redoma de La India. Extremo suroeste

Colegio San José de Tarbes. Tradicionalmente para féminas

Colegio San José de Tarbes. Tradicionalmente para féminas

Además de la variada oferta gastronómica y centro de comercio de muy diversos productos, a todo lo largo de la avenida principal nos encontraremos diversas construcciones, como la plaza y puente Los Leones, la plaza Las Banderas, la plaza Guzmán Blanco, la plaza Alejandro Petión, la Basílica de la Coromoto, el parque La Paz, el Parque Zoológico El Pinar, el Centro Vasco, el Parque Naciones Unidas y el Estadio Brígido Iriarte.

De hecho, si vives en esta parroquia podrías completar tus estudios desde el preescolar hasta el postgrado sin salir de ella, gracias a variadas instituciones educacionales como los colegios La Concepción, San Agustín, Teresiano, Ave María, San José de Tarbes; la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (popularmente conocida como El Pedagógico) o la Santa María, así como otros núcleos de educación superior. Si tu especialidad es la medicina puedes trabajar en el conocido hospital Dr. Miguel Pérez Carreño o en la clínica Loira.

El Paraíso es un espacio concurrido las 24 horas del día, no solo por la diversidad urbana que la compone (casas, complejos urbanísticos y barriadas, estas últimas bordeando la avenida Guzmán Blanco, mejor conocida como Cota 905), sino también por las diversas comunidades que la rodean.

Quinta aérea típica de la zona. Constituyeron las casas más modernas de su tiempo

Quinta aérea típica de la zona. Constituyeron las casas más modernas de su tiempo

ENTRE AVENIDAS TE VEAS

Ser zona intermedia entre una periferia abigarrada y creciente y un espacio ideal para el esparcimiento y el turismo genera desventajas, como la falta de fluidez vehicular, a la vez que hace que se vean favorecidos por una gran actividad comercial, entre las más altas de todo el distrito.

La avenida Las Fuentes cruza perpendicularmente la parroquia para desembocar en la autopista Francisco Fajardo, por lo que generalmente se ve congestionada en horas de la mañana.

Su constante fluidez automotriz, de extremo a extremo, se ve alimentada por el distribuidor La Araña y sirve de confluencia de cuatro avenidas principales: José Antonio Páez, Teherán, O’Higgins y La Paz, salpicadas de zonas residenciales populosas y sobrepobladas, como Montalbán y Juan Pablo II.

Avenida Páez, arteria principal de la parroquia El Paraíso, en su mejor momento del día

Avenida Páez, arteria principal de la parroquia El Paraíso, en su mejor momento del día

LOS ÚLTIMOS SERÁN LOS PRIMEROS EN LLEGAR A EL PARAÍSO

Algo curioso de esta parroquia es que resultó ser la última en tener tal mención oficial. A pesar que desde todo el siglo pasado su crecimiento sostenido en población y actividad económica le daban más autonomía que lo que al principio era solo un proyecto urbanístico, se formalizó como parroquia el 6 de junio de 1995, a petición del concejal Héctor Urgelles, quitando territorio demarcado a las parroquias tradicionales de La Vega, San Juan y Santa Teresa.

Quizá por eso, los habitantes de lo que se considera periferia de todo centro de actividad comercial actualmente transitan por las avenidas de esta parroquia, que en el sistema de valores de la Caracas que alguna vez hizo soñar a más de una generación con una ciudad basada en edificios altos y complejos comercios, que abastecen desde necesidades hasta lujos y caprichos en pocas cuadras, ahora caminan por sus calles y avenidas con una identidad confusa y permeable.

Parque Zoológico El Pinar. Lugar de esparcimiento infantil de varias generaciones

Parque Zoológico El Pinar. Lugar de esparcimiento infantil de varias generaciones

Mansión Villa Zoila. Construida por Cipriano Castro como su vivienda, en 1904

Mansión Villa Zoila. Construida por Cipriano Castro como su vivienda, en 1904

ÉPALE 330