ÉPALE336-TROTA CCS

POR CLODOVALDO HERNÁNDEZ • @CLODOHER / ILUSTRACIÓN HENRY ROJAS

Cerremos por ahora las deliberaciones acerca de las personas a las que hemos denominado los “antitrote”. El subgrupo del que te hablaré hoy está bien diferenciado de los otros. No son sedentarios, no son renegados, no son practicantes de otros deportes… son también corredores, pero son (o ellos y ellas creen serlo) de alta competencia, y esa es su razón para despreciar a los que “se conforman” con trotar.

Me explico: se toman el deporte con tanta seriedad, que les irrita mucho que haya legiones de  practicantes mediocres. Estos corredores “demasiados iron” sienten que los pasados de años, de peso, o de ambos, desprestigian la actividad; hacen que la gente crea que es un pasatiempo para viejos, obesos y amas de casa. Es parecido a lo que sienten ciertos jugadores de beisbol respecto a quienes practican softbol.

EPALEN336_ 03 MITO-TROTA CCS.inddEn ciertos casos, los ironman (o ironwoman) pueden representar un peligro para nosotros, los trotadores majunches, sobre todo cuando nos vemos obligados a compartir el espacio, sea en un parque o en el caso de los que participan en competencias en las rutas de una carrera. Si incurres en el desatino de atravesártele a uno de estos hombres o mujeres de acero, corres el riesgo de que te atropellen física o verbalmente. Lo mejor es circular por la derecha, como si estuvieses al volante de una gandola cargada de cabillas. Pero ni eso es garantía de que no haya incidentes, porque algunos antitrote “demasiados iron” son vocacionalmente buscapleitos.

Lo peor que pueden hacerte estos personajes no necesariamente es un empujón o un codazo en la pista, sino causarte algún grado de perturbación anímica mediante sus corrosivos comentarios.

Lo que debes tener siempre en mente ante estos ataques psicológicos es enfocarte en lo tuyo: tú (a menos que también seas un iron) no estás en esto para ir a las Olimpíadas ni para ganar maratones o triatlones, y tu proyecto de vida deportiva puede cohabitar, sin agresiones, con los de esos pretendidos superatletas. En otras palabras, no les pares mucho y, si tienes ganas de desquitarte, haz algún chiste, aunque sea para tus adentros, acerca de esos corredores que casi siempre son de primer nivel, pero solo en su imaginación.

EPALEN336_ 03 MITO-TROTA CCS.indd

ÉPALE 336