ÉPALE336-CRÓNICA

POR PEDRO DELGADO / FOTOGRAFÍAS ARCHIVO

A las cuatro menos cuarto de la tarde del 28 de junio de 2011 fue cuando el señor José Manuel Quijada Ruiz, asturiano nacionalizado venezolano, dueño del foto estudio Quijada, se enteró que frente a su negocio, en la avenida Nueva Granada, había pasado el general Charles de Gaulle, el mediodía del 25 de septiembre de 1964, es decir, hacía ya casi 47 años. “Por aquí pasó”, le dije,  compartiendo mis recuerdos en amena charla antes de marcharme, después de que mi amiga Grisel posara para unas fotos.

Esa tarde de septiembre la santamaría del foto estudio estaba abajo (hora de almuerzo y siesta). La farmacia La Milagrosa, la agencia del Banco Caracas y la de la compañía Luz Eléctrica de Venezuela con poca clientela a esa meridiana hora. El restaurante Victoria, esquina de la calle La Floresta de Prado de María, sí que estaba atestado de comensales dándose con todo entre la sopa de res, lengua en salsa, arroz a la cubana, ensalada victoriana, ensalada de frutas, quesillo, café, cerveza…

A cuadras de allí, en el café-billar El Prado, las bolas de marfil rodando por las mesas, las moscas acechando el azúcar sobre el mostrador y el aroma del café inundándolo todo. En eso se escuchó una ítala voz decir: “¡Pronto va a pasare il presidente di Francia por la avenida!”. Fue cuando algunos decidimos ir a presenciar el paso de uno de los más destacados personajes del mundo político-militar del siglo XX.

En la esquina de la calle La Línea ya se observaba el férreo cordón policial y militar, en aceras y azoteas con desprevenidos peatones en tránsito, de seguro ignorando el importante asunto. El sol estaba en su apogeo cuando en El Peaje se oyó rugir, a la vanguardia, a las Harley Davidson. El enjambre de la custodia jugando cuadro cerrado, con los miembros de la Sureté (policía de seguridad francesa) copiando lo más mínimo con sus ojos cubiertos por sendos lentes oscuros; medio cuerpo fuera de las ventanas de los autos, blandiendo sus potentes armas; sirenas a máximos decibeles. Fue cuando pasó frente a nosotros la oscura limusina presidencial, destacándose al trasluz de la ventana trasera un pensativo rostro con una prominente nariz, con un quepis verde oliva orlado de oro sobre su cabeza. Iba rumbo al Círculo Militar para un almuerzo de negocios con su colega Raúl Leoni.

“De seguro me encontraba durmiendo a pierna suelta”, concluyó el señor Quijada al final de mis recuerdos.

French president Charles de Gaulle leaves the Venezuelan parliament on September 21, 1964 during his official visit in Caracas. Charles de Gaulle travelled through South America from September 21st to October 16th, 1964. (Photo credit should read -/AFP/Getty Images)

ÉPALE 336