ÉPALE330-ENTREVISTA

EL GRUPO COMENZÓ EL 8 DE JUNIO DE 2014, A PARTIR DE UN TALLER DE POESÍA ERÓTICA DICTADO EN LA CASA DE LAS LETRAS ANDRÉS BELLO POR LA POETA LIBESLAY BERMÚDEZ. COMO RESULTADO DE LA INSPIRACIÓN DEL TALLER DECIDIERON CONFORMARSE EN UN GRUPO ABIERTO DE POETAS. ASÍ QUE TAMBIÉN ESTÁN INVITADOS TODOS LOS QUE ESTÉN INTERESADOS

POR ARGIMIRO SERNA • FACEBOOK.COM/ARGIMIROS / FOTOGRAFÍAS MICHAEL MATA

Entre los árboles de nuestro Eje del Buen

ÉPALE330-ENTREVISTA 5 ÉPALE330-ENTREVISTA 6Vivir, ubicado donde ya sabemos pero no está de más repetir: en el complejo cultural y artístico de museos, a la entrada del Parque Los Caobos, donde aves y otras faunas, animales y urbanas, alimentan un imaginario incitante. Ahí mismo se reúnen diversos grupos y, entre ellos, nuestro grupo de poetas. Entre otros descubrimientos me ayudaron a saber que esa palabra, “poeta”, no tiene género; o sea, es una de las palabras del castellano que puedes usar indistintamente para cualquier sexo, incluso los nuevos que se han descubierto y los que puedan estar por descubrirse.

El grupo comenzó el 8 de junio de 2014, a partir de un taller de poesía erótica dictado en la Casa de las Letras Andrés Bello por la poeta Libeslay Bermúdez. Como resultado de la inspiración del taller decidieron conformarse en un grupo abierto de poetas, de manera que algunos miembros han ingresado y se han ido en la trayectoria. Han compartido con jóvenes, pero los que permanecen son profesionales jubilados, ya mayorcitos, en su mayoría. Aunque cuando los ves apasionados e iniciando proyectos nota uno que la edad es relativa a otra cosa que no son la piel ni las canas. Se han permeado de participantes de otros países que pasan por Venezuela, como sucedió recientemente con poetas cubanos. Dicen que elegir el nombre del grupo no fue fácil, hasta que Grisélides Tineo dijo que estaba en la otra orilla, y decidieron que ese era el nombre.

El oficio de escribir es para definir un yo en palabras sobre cualquier superficie

El oficio de escribir es para definir un yo en palabras sobre cualquier superficie

Los que estaban: V. Guilarte, Z. Navarro, G. Tineo, E. Borra, S. Pirona, R. Ugarte e I. Marín

Los que estaban: V. Guilarte, Z. Navarro, G. Tineo, E. Borra, S. Pirona, R. Ugarte e I. Marín

ÉPALE330-ENTREVISTA 1 ÉPALE330-ENTREVISTA 2 ÉPALE330-ENTREVISTA 3 ÉPALE330-ENTREVISTA 4Durante sus reuniones debaten sobre la estructura, adjetivaciones, asonancia o consonancia, entre otros recursos estéticos del lenguaje, sin juzgar contenidos. Hacen revisiones bibliográficas de diversos poetas y se concentran mucho en poetas venezolanos. Se notan sus diferentes opiniones en cuanto a política y su concertación sobre conceptos como el amor y la necesidad de intervenir en la historia con la palabra.

Han hecho comunión con otros grupos, como Criticarte, Oficio Puro, Un Sol Abraza, Las Fulanas Esas, Poesía a la Carta, entre otros. Han participado en innumerables festivales y recitales en el país. Uno de ellos fue en la Biblioteca Aquiles Nazoa de Plaza Bolívar. Cuentan que salieron premiadas en aquella ocasión. También participaron en una peña en La Cañada, 23 de Enero. Ambos eventos sucedieron en 2015. En el Parque Arístides Rojas participaron en un evento muy grande con todas las comunidades aledañas. Impulsaron un evento de La Casa de las Primeras Letras Simón Rodríguez. Hicieron una semblanza de la poeta Cecilia Ortiz. En sus recitales practican un método denominado La Poesía en mi Voz, que consiste en que cada miembro hace semblanza de otro, de manera que así se integran y fortalecen sus lazos.

Dicen que es una proeza mantener un grupo de poetas durante cinco años, porque la poesía es algo íntimo, que cuesta mucho exponerla durante su proceso de creación. “Uno se enamora mucho de lo que escribe y cuesta mucho depurarla en grupo, sin pelear. Esa mezcla de amor, respeto e inspiración no ha sido fácil mantenerla durante cinco años”. Aseguran que para ellas ha sido una misión o, si se quiere, un leimotiv llevar la poesía a las comunidades porque, para controlarla, se la ha confinado a un rincón de poetas, y ellos creen que hay que liberarla.

Todas y todos son profesionales de muy diversos campos, aunque los más recurrentes pertenecen a las Ciencias Sociales. Hay abogadas, educadoras, periodistas, nutricionistas, sociólogas. Asumen la palabra como forma de lucha social, política y espiritual. Así que la palabra sirve para transformar la consciencia de la gente, incluso advertir a los jóvenes sobre las dificultades para superar la adolescencia (si es que algunas vez eso se supera). Fomentan los valores de la justicia, la honestidad, la amistad, la solidaridad, la justicia, el respeto. Han estudiado a poetas como Hanni Osott, Cecilia Ortiz, Ramón Palomares, José Barroeta, Valera Mora, en quienes creen y, por lo tanto, gozan de su compañía. Asumen que la sociedad actual es participativa y protagónica, a pesar de las críticas inmanentes. No creen en el panfleto, pero sí rescatan el poema como espada para despertar y desvestir lugares comunes que adormecen a la población juvenil.

Entre todas las bellas participantes el único hombre que asistió fue René Ugarte, exilado boliviano del golpe de Estado de Hugo Banzer, la dictadura oligárquica anterior a Evo Morales. Nos recitó un poema, que nunca está demás. Con una participación suya iniciamos el recital con el que me di banquete.

Aunque no hay indicador oficial al respecto, no es descabellado que seamos uno de los países con más poetas en el mundo, por lo menos respecto de la población total. Tal es la sensación que tenemos cuando vemos tantos recitales y nos encontramos con grupos como este, donde, aunque ya mayorcitas, todas las caras parecen nuevas. Se trata de un grupo de poetas que se reúne en estos ambientes (por donde todos los caraqueños, y quizá la mayoría de los venezolanos, pasamos alguna vez) cada 15 días para depurar, en conjunto y con respeto, al calor de ancestros, la espada más filosa que podemos esgrimir ante el imperio de los sentidos, en el campo de batalla, que es el imaginario de nuestros jóvenes.

 

ÉPALE 330